Izquierda Unida denuncia el "oscurantismo del Gobierno y cómo echa balones fuera" por el sistema operativo 'SIGO' de la Guardia Civil

El Ejecutivo responde por escrito al diputado Ricardo Sixto que SIGO “no es un fichero, registro o base de datos, y no existe ningún registro de ciudadanos denominado ‘SIGO’”, mientras aumentan las denuncias de las asociaciones del Instituto Armado denunciando las órdenes a los agentes para que identifiquen al mayor número de personas posibles e incluyan datos sensibles en este sistema operativo

El portavoz de Izquierda Unida en la Comisión de Interior del Congreso, Ricardo Sixto, señala el “incumplimiento por parte del Gobierno de su obligación de facilitar la información que le solicitan los Grupos Parlamentarios en determinadas materias sensibles”. El diputado de IU por Valencia denuncia el “oscurantismo, la falta de rigor y la decidida intención de echar balones fuera con la que el Ministerio del Interior que dirige Jorge Fernández ha rodeado todo lo que tiene que ver con el sistema operativo SIGO de la Guardia Civil”, a través del que se fusiona y almacena toda la información policial que maneja este Cuerpo.

El Gobierno remitió a comienzos de agosto una escueta respuesta por escrito a Sixto en la que “oficialmente ni aclara ni trata, cuanto menos, de responder con una mínima claridad y talante colaborador”, según se queja el diputado, a la batería de preguntas escritas sobre el Sistema Integrado de Gestión Operativa, Análisis y Seguridad Ciudadana (SIGO) que éste registró el pasado mes de mayo.

Ricardo Sixto decidió realizar esta iniciativa parlamentaria a raíz de las múltiples y continuadas denuncias lanzadas por responsables de las asociaciones de guardias civiles en el sentido de que los mandos del Instituto Armado “exigían a los agentes realizar el mayor número posible de identificaciones que debían incluir datos personales, direcciones, números de sus teléfonos o actividades que estaban realizando en ese momento, todo lo cual se debía recoger en unas hojas o formularios que después se pasaban al SIGO”, detalla Sixto.

En su respuesta parlamentaria al diputado de IU, el Gobierno opta por negar la mayor y señala que “por lo demás SIGO no es un fichero, registro o base de datos, y no existe ningún registro de ciudadanos denominado ‘SIGO’”.

Ricardo Sixto considera que “a pesar del claro truco formal que emplea en su manipulada contestación para tratar de dar una respuesta contundente, el Gobierno sigue sin aclarar si desde la Guardia Civil se han registrado datos personales de la población. En ningún momento niegan que exista una herramienta de trabajo denominada SIGO, muy conocida, por otra parte, y cuyo uso final están siendo denunciado por las asociaciones profesionales del Instituto Armado”.

Justo a finales de la semana pasada la Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUGC) de Alicante denunció públicamente la orden de sus mandos para realizar identificaciones de ciudadanos en la provincia e incluir los datos en el SIGO, lo que ya han puesto en conocimiento de sus servicios jurídicos a raíz de los datos que pasan sus afiliados.

Desde la AUGC han señalado textualmente a los medios de comunicación que la orden recibida por los agentes expresa la “obligatoriedad de parar a personas e identificarlas y anotar sus datos en las referidas hojas para incorporarlas a un fichero informatizado que existe en la Guardia Civil denominado SIGO”.

Esta reciente denuncia interna se suma a las múltiples realizadas por los representantes de los agentes, entre ellas la que hizo en relación a Navarra la Unión de Guardias Civiles (UGC), asociación que agrupa a unos 7.500 agentes del Cuerpo. Manuel Mato, presidente de la misma, ya advirtió hace meses que en la Comunidad Foral los mandos pidieron a los guardias a su cargo “que identifiquen al mayor número de personas posible” con su nombre y con datos como el número de móvil o los lugares de donde procedían y a donde se dirigían en el momento de su identificación para luego archivarlos. “Y si la información se ha recabado en un control antiterrorista o antidrogas, la persona identificada pasa a tener antecedentes policiales vinculados a drogas o terrorismo. Y esto es ilegal”, aseguró Manuel Mato.

Se da la circunstancia de que determinados altos mandos de la Guardia Civil han señalado la importancia fundamental del SIGO. Así, Antonio Barragán, general de brigada del Instituto Armado y jefe del Estado mayor reconoce que “lo que no está en SIGO no existe”, en una entrevista publicada en la web de Accenture, con quien este Cuerpo desarrolló de forma mixta este sistema informático.

El Gobierno añade en su respuesta que “todas las identificaciones de personas realizadas por la Guardia Civil se ajustan a la legislación vigente”, e incluye en un farragoso párrafo todas las leyes de donde, según su versión, salen “los criterios utilizados para elaborar y recabar datos personales” que “respetan el Ordenamiento Jurídico en vigor”.

El diputado de IU autor de esta iniciativa lamenta que el “Ejecutivo no actúe con transparencia con un asunto tan delicado como la vigilancia y obtención de datos de la población”. Por eso, Ricardo Sixto anuncia que ya prepara próximas iniciativas parlamentarias “para que se aclare el uso que el Gobierno del PP a través de los máximos responsables de la Guardia Civil hace de los datos que se obtienen de los ciudadanos y el tratamiento informático que se les da a través del SIGO”.


(En la foto, el diputado de Izquierda Unida, Ricardo Sixto)