Las áreas de juventud y migraciones de IU señalan que la emigración juvenil "no es movilidad exterior" sino "exilio juvenil de la troika" tras las declaraciones de la ministra Bánez

Comunicado conjunto de las áreas de juventud y migraciones de Izquierda Unida

Desde el Área de Juventud y el Área de Migraciones de Izquierda Unida denunciamos que, la ministra de Empleo Fátima Báñez, trate de ocultar la emigración juvenil a la que nos obligan las políticas llevadas a cabo por su gobierno, llamándola desde el eufemismo “movilidad exterior”.

Si bien este tipo de insultos a la población juvenil es frecuente desde representantes del Gobierno (hace unos meses teníamos que oír por parte de la Secretaría General de Inmigración e Emigración cómo la juventud emigrábamos por “espíritu aventurero”), las últimas declaraciones de la Ministra dejan en evidencia no conocer la precariedad y el sufrimiento de la juventud española. Llamar movilidad exterior a la emigración juvenil es desconocer o evitar nombrar la realidad: es el alarmante exilio juvenil que este país no veía desde el franquismo.

En poco tiempo hemos pasado de ser uno de los principales países receptores de inmigración a ser, de nuevo, un país de emigrantes. La juventud es la principal protagonista de este exilio,  convirtiéndose en la única salida frente a la falta de oportunidades. Cientos de jóvenes vivimos en una situación de emergencia social debido a la falta de empleo, a la imposibilidad de empezar o continuar una formación y a la pérdida de unos de nuestros derechos más básicos: la sanidad y la vivienda. La troika lo deja todo atado y bien atado, no hay hueco para una juventud “peligrosa” para su sistema. Mientras que al mismo tiempo se criminaliza cualquier intento de respuesta organizada desde los movimientos sociales u organizaciones juveniles.

La venta de gran parte de los derechos de la juventud para pagar la deuda contraída con los mercados, está haciendo que toda una generación de jóvenes tengamos que construirnos un futuro fuera. Un futuro cada vez más precario en los países de acogida y que convierte a miles de jóvenes en emigrantes sin otra opción. Accediendo a puestos de trabajo muy por debajo de nuestra formación y en condiciones realmente precarias, como ya lo hicieran los inmigrantes que venían a España en años anteriores.

Esta "movilidad exterior", este exilio juvenil, tiene culpables, y son los gobiernos del PPSOE,  que han vendido nuestros derechos a la dictadura abierta del capital financiero,  haciendo que lleguemos a tasas de desempleo juvenil del 57 %. Al mismo tiempo, desde que comenzó la crisis hasta ahora, han entregado a  los bancos y cajas más de 500.000 millones de euros en ayudas de distinto tipo, mientras no había ni un solo céntimo para políticas de empleo juvenil.

Mientras tanto, desde el gobierno se continúa estableciendo políticas de criminalización y estigmatización a la población migrante de nuestro país. Políticas que evidencian un racismo institucional agravado al de los años anteriores. No contentos en restringir el derecho a la sanidad de las personas inmigrantes, entre las nuevas lindezas del gobierno, se incluye sancionar la solidaridad de personas u organizaciones con personas en situación irregular y aumentar las condiciones para la obtención o pérdida de la nacionalidad de los extranjeros residentes legales en España.

La emigración y la inmigración son dos caras de la misma moneda, consecuencia de las políticas neoliberales puestas en marcha desde la Europa del capital. La juventud responde y “Dice Basta”. No es movilidad exterior es supervivencia, tanto de los que vienen como de los que se van. Si tanto les gusta el “espíritu aventurero”: que se vayan ellos.


(En la imagen, cartel de la campaña de IU 'Hay Alternativa')