El PP se queda solo en el Congreso al rechazar incluir en el Código Penal que se tipifique como delito la "apología o enaltecimiento del franquismo y el fascismo"

Gaspar Llamazares, uno de los autores de la enmienda transaccional tumbada hoy por los ‘populares’, alerta de la existencia de un “terrorismo de extrema derecha” que “no viene de cero sino que tiene como antecedentes las agresiones a los pobres y a los inmigrantes, y los asaltos a determinadas asociaciones. Lo de Blanquerna es un salto cualitativo”



El PP se ha quedado hoy solo al rechazar en el Pleno del Congreso la enmienda transaccional pactada por los grupos de IU, ICV-EUiA, CHA, Socialista y Mixto con CIU -autor del texto de la moción enmendada-, que también han apoyado el resto de grupos de la oposición en la que se reclamaba tipificar como delito la apología o enaltecimiento del franquismo, junto con el fascismo, el nazismo y el totalitarismo.

Esta iniciativa que los ‘populares’ han tumbado hoy parte de la interpelación que CiU dirigió el pasado 25 de septiembre al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, quien aseguró entonces que estas conductas ya están suficientemente tipificadas en su proyecto de reforma del Código Penal.

La moción a la que el PP ha votado en contra buscaba trabajar por una reforma del Código Penal en la que los ataques motivados por el “origen territorial” de la víctima o los que sufren las personas sin hogar por el mero hecho de serlo sean considerados agravantes de los denominados ‘delitos de odio’, así como incluir a las “asociaciones” entre las víctimas de estos delitos de odio y que éstos se cuantifiquen en las estadísticas.

El texto votado mantuvo la redacción inicial en la que se instaba al Gobierno a buscar un acuerdo para reformar los tipos penales de los delitos de odio de manera que, entre otras cosas, se castigue a quien vincule a formaciones políticas o instituciones democráticas con el nazismo y el fascismo.

A propuesta de IU, ICV-EUiA, CHA y de UPyD se añadió una petición para que el Código Penal incluyera como delito “cualquier acción, propuesta, discurso, propaganda, gesto o símbolo propio o apologético del nazismo y del delito de negación o banalización del Holocausto o de cualquier genocidio”.

En su intervención para defender la posición de su grupo –celebrada ayer, aunque la votación se retrasó hasta hoy- el diputado de IU Gaspar Llamazares condenó “cualquier acto de violencia y a las organizaciones que se llaman políticas que tengan como método la agresión, la violencia o el odio. Lo hago para que en el resto de mi intervención no se me pidan cuentas, porque da la impresión de que aquí hay que hacer confesiones de fe previamente a la intervención”.
 
Indicó que “el terrorismo de la extrema derecha nos ha acompañado desde hace mucho tiempo; ese terrorismo de Estado de la extrema derecha durante casi 40 años con un legado de decenas de miles de desaparecidos -me parece que son 130.000- y 30.000 niños robados. Un legado catastrófico. Pero incluso durante el periodo democrático también el terrorismo de extrema derecha ha acompañado al terrorismo de ETA y, más recientemente, al terrorismo yihadista. Les alerto, no nos vaya a ocurrir que únicamente exista para los que estamos en esta Cámara y para el Gobierno un tipo de terrorismo, por las razones que sean, dejando de mirar al resto. Quiero alertar sobre el terrorismo de la extrema derecha en España y en Europa”.
 
El diputado de IU por Asturias alertó de que la escalada de las acciones violentas de la ultraderecha “no viene de cero sino que tiene antecedentes. Eran las agresiones a los pobres y a los inmigrantes, y los asaltos a determinadas asociaciones. Pero la cosa ha cambiado de naturaleza. En estos momentos lo de Blanquerna es un salto cualitativo”.


(En la foto, Gaspar Llamazares durante su intervención en el Pleno del Congreso)