El Gobierno reconoce a IU que "no posee información objetiva" sobre si la explotación de hidrocarburos en Canarias sería "económicamente viable" y minimiza sus posibles consecuencias

En una respuesta parlamentaria escrita al diputado y portavoz de IU, José Luis Centella, el Ejecutivo se muestra claramente partidario de esta actividad, pese al riesgo para el turismo y la economía canarios, y señala que “existen numerosos ejemplos de convivencia de actividades de explotación de hidrocarburos en medio marino con industrias turísticas”
 
El Gobierno ha reconocido a Izquierda Unida que “no posee información objetiva” sobre el potencial de las Islas Canarias “en lo relativo a hidrocarburos”, así como si su explotación sería “económicamente viable”. Sin embargo, ante la pregunta sobre la evaluación de los posibles daños al medio ambiente y al turismo que podrían causar posibles vertidos de petróleo frecuentes en este tipo de actividades, el Ejecutivo del PP se excusa en que “existen numerosos ejemplos de convivencia de actividades de explotación de hidrocarburos en medio marino con industrias turísticas” que “pueden tener un marcado carácter complementario desde un punto de vista económico”.

Esta valoración forma parte de la respuesta que Moncloa da a la pregunta parlamentaria por escrito realizada por el portavoz y diputado de IU, José Luis Centella, sobre esta cuestión. El Ejecutivo se escuda en que, de momento, los permisos de investigación de hidrocarburos en el archipiélago canario concedidos a Repsol “no presuponen una futura explotación comercial” ni la “autorización automática de ningún tipo de trabajo”, por lo que no se ha procedido aún a realizar una evaluación de impacto ambiental determinante.

El Gobierno se muestra receptivo, según manifiesta en su respuesta, ante la posibilidad de llevar adelante las prospecciones petrolíferas en las islas, a pesar de no haber evaluado aún “los daños al medioambiente, a la economía del Archipiélago y al empleo que podrían causar los vertidos de petróleo habituales en este tipo de actividades”, ni haber realizado ninguna “estimación económica de las pérdidas que supondría para el sector turístico un gran vertido de petróleo y cuántos miles de puestos de trabajo se podrían destruir”, tal y como le planteaba Centella en su pregunta.

La decisión del Ejecutivo se ampara en el hecho de que España “es un país altamente dependiente de los suministros exteriores de hidrocarburos” procedentes de zonas “geopolíticamente poco estables”, por lo que siempre que se garantice la seguridad de las personas y el medio ambiente, “debe permitirse la realización de este tipo de proyectos”. El Gobierno coloca así en un segundo plano los daños económicos y medioambientales que podrían causar este tipo de prospecciones para el turismo y el empleo canarios, dado que el propio Ejecutivo afirma desconocer las potencialidades de la zona en materia de hidrocarburos.

El Gobierno de Rajoy ha decidido priorizar las prospecciones de hidrocarburos a pesar de las múltiples llamadas de atención recibidas sobre el daño que podría causar al turismo canario el inicio de la actividad petrolífera. Centella recuerda en su pregunta las cartas enviadas hace meses al ministro español de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, en las que el presidente de la Federación Alemana de Agencias de Viaje, Jürgen Büchy, y el jefe ejecutivo de la Federación de Touroperadores del Reino Unido, Mark Tanzer, le advierten de que “la presencia de instalaciones petroleras en la zona podría disuadir a los turistas de ambos países de sus propósitos de visitar Canarias, y que un vertido de petróleo en la zona podría dañar de forma permanente la reputación de las Islas como destino turístico”.

De seguir adelante las prospecciones y la futura explotación comercial, el Gobierno estaría poniendo en riesgo la salud de los habitantes canarios y, además, pondría en peligro la “biodiversidad” de islas como Lanzarote y Fuerteventura “declaradas Reserva Mundial de la Biosfera”, ya que el Archipiélago “alberga 5.232 especies vinculadas al medio marino y es una de las regiones con mayor densidad de cetáceos del planeta”, señala Centella en su iniciativa.