IU valora “muy positivamente” el ‘Sí’ de Anova para concurrir conjuntamente a las elecciones europeas y avanza en su agenda de contactos para conformar una gran coalición electoral

Izquierda Unida valora “muy positivamente” el resultado del referéndum de Anova celebrado ayer, “desde el respeto más escrupuloso a los debates internos de las distintas formaciones políticas y a los métodos para la toma de decisiones”.

Su decisión de construir juntos una gran coalición electoral de cara a los próximos comicios europeos del mes de mayo para confrontar con las políticas de la troika, con las características propias y específicas de la defensa de la ciudadanía gallega, “es un hito de esperanza para avanzar en una Europa de los pueblos y los ciudadanos diferentes”.

Además, y en este contexto de ir construyendo el bloque social y político en el que viene trabajando nuestra organización, más allá de los procesos electorales, así como una gran coalición electoral que represente políticamente a la mayoría social, “IU ha mantenido hoy dos reuniones a las que otorga mucha importancia”.

La primera de ellas ha tenido lugar con la Confederación de Los Verdes, con quienes Izquierda Unida lleva años trabajando y con los que mantiene un acuerdo estratégico. En el encuentro se ha analizado la situación política y se han intercambiado puntos de vista con la voluntad de incorporar referencias de la Confederación de Los Verdes en la gran coalición electoral para las Elecciones Europeas.

Asimismo se ha mantenido una reunión con Podemos, en la que delegaciones de ambas formaciones -compuestas por Enrique Santiago y Miguel Reneses, en representación de Izquierda Unida, y Pablo Iglesias, Miguel Urban y Carolina Bescansa, por Podemos- han coincidido en “el análisis de la situación política y social, caracterizada por un agotamiento del consenso de la transición, así como en la necesidad de elaborar propuestas programáticas que puedan contar con un amplio respaldo de la ciudadanía”.

Ambas partes han coincidido también en la voluntad de “construir un amplio bloque social y político más allá de llegar a acuerdos exclusivamente en materia electoral”. También consideran “imprescindible” vincular a ese proceso de construcción a “los distintos sectores y movimientos sociales, además de a todas las fuerzas políticas que trabajan en la defensa de la democracia, contra las políticas de recortes sociales y de pérdida de soberanía impuestas por la troika. En esta línea, por parte de ambas delegaciones se ha acordado un marco de trabajo conjunto para desarrollar estos aspectos.