Cayo Lara acusa al “eurobipartidismo” de PP y PSOE de la “desafección ciudadana” por haberse “plegado al dictado de los mercados”

El coordinador federal de IU critica que Rajoy y Valenciano “se parecen como dos gotas de agua” y exige una Europa “verdaderamente democrática, con instituciones al servicio del pueblo y no al servicio de los mercados, de las bolsas y los banqueros”

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha acusado hoy al “eurobipartidismo” representado por PP y PSOE de haber provocado la “desafección política ciudadana” por haberse “plegado a los dictados de los mercados financieros”. Lara ha afirmado que Mariano Rajoy y Elena Valenciano “se parecen como dos gotas de agua” porque es el “bipartidismo el que ha dirigido Europa”. Ha exigido una Unión Europea (UE) “verdaderamente democrática, con instituciones al servicio del pueblo y no al servicio de los mercados, de las bolsas y de los banqueros”.

En su intervención al inicio de la reunión del Consejo Político Federal celebrada en un hotel madrileño -que hoy debate y ordena la candidatura de Izquierda Unida a las próximas Elecciones Europeas antes de celebrar la Asamblea Programática a estos mismos comicios- el máximo responsable de la formación afirmó que “la situación que vivimos actualmente no ha llegado sola” y que “tiene sus responsables, con nombre y apellidos”, ha explicado en alusión a ‘populares’ y socialistas.

Lara advirtió que los próximos comicios europeos darán la oportunidad a los ciudadanos de “poder elegir entre seguir como hasta ahora, con una Unión Europea con pies de barro, construida al margen de sus pueblos y edificada sobre los cimientos del neoliberalismo”, o bien escoger “un camino que nos conduzca hacia la Europa social, la Europa de los pueblos, de la solidaridad y de la paz”, en la que sus habitantes “no sean vistos como mercancía, como consumidores o clientes, sino como ciudadanos con plenos derechos”.
Opinó que existe una alternativa “real, viable y solvente”. Para ello, “hay que volver a levantar los puentes rotos por la derecha y la socialdemocracia entre las instituciones y el pueblo, entre los Estados y sus ciudadanos” y que “asegurar el bienestar y el cumplimiento radical de los derechos fundamentales de los trabajadores europeos”.

“No podemos –dijo- ni debemos defraudar a la gente porque el antieuropeísmo no es una opción porque alimenta a la derecha más extrema, al populismo, y abre la puerta al fascismo”.

Cayo Lara ironizó en alusión al mito del rapto de Europa que explicó al comienzo de su discurso que “hoy son los mercados financieros y los especuladores los que mantienen secuestrada a Europa y a sus ciudadanos”.

Opinó que la Unión Europea “no puede ser un acorazado manejado por el bipartidismo” y denunció la existencia de una “Europa de corsarios, más preocupada por la tasa de ganancia del gran capital que por los derechos de la clase trabajadora”.

Respecto a los trágicos sucesos ocurridos en Ceuta, Lara afirmó que no podemos permitir una Europa “más preocupada por levantar muros y vallas para impedir el paso a otros seres humanos que por acabar con un éxodo injusto” provocado por el expolio y la explotación de las multinacionales. En este sentido, volvió a exigir la dimisión del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por su gestión en este asunto.