Comunicado del Área Federal de Migraciones de Izquierda Unida ante la Conmemoración del Día Internacional contra el Racismo y la Xenofobia

Hoy 21 de Marzo se conmemora el Día Internacional contra el Racismo y la Xenofobia. Nos gustaría poder celebrar avances pero, muy al contrario, nos encontramos con un panorama trágico consecuencia de las políticas regresivas del Gobierno de España y la UE. Desde el Área Federal de Migraciones de Izquierda Unida denunciamos las sucesivas agresiones  institucionales racistas y xenófobas que se llevan a cabo por parte del Gobierno del Partido Popular con la complicidad del PSOE, que ahora quiere materializarse en un pacto de Estado sobre Inmigración. Y es que, lamentablemente, no es la primera vez que el bipartidismo se pone de acuerdo en recorte de derechos en materia migratoria, sino que ha sucedido reforma tras reforma. Esta xenofobia y racismo institucional que se ejerce sobre la población migrante se sustenta sobre cuatro soportes principales:

1. Ley de Extranjería. Una Ley ineficaz, restrictiva y que supone la pérdida de derechos para la población migrante. Así, las diferentes políticas públicas en materia de migraciones tienen como telón de fondo la persecución de población migrante y el cierre de fronteras, sin que se planifiquen ni desarrollen políticas que favorezcan la integración. En estos momentos además, se busca la complicidad de Europa, aludiendo una supuesta invasión del territorio por parte de los que huyen de la miseria y los conflictos bélicos.

2. Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs). Son verdaderas cárceles encubiertas. En ellos las condiciones de vida de los internos e internas son infrahumanas, se produce de forma sistemática la violación de derechos humanos y se retienen a las personas hasta por un período de 60 días por el único motivo de no tener su documentación en regla. Además, con la aprobación el pasado viernes en Consejo de Ministros de un reglamento continuista y restrictivo que sigue aplicando el carácter sancionador de los CIES, el Gobierno muestra su voluntad de seguir en la misma línea tratando a los indocumentados como criminales.

3. Redadas e identificación a personas por motivos fenotípicos y étnicos. Desde hace tiempo las fuerzas de seguridad del Estado realizan redadas e identificaciones hacia la población migrante en diversos espacios públicos de alta afluencia de diferentes ciudades españolas (paradas de autobuses, salidas de metro, alrededores de centros sanitarios y educativos, parques, etc.). Estas actuaciones vulneran los derechos y libertades fundamentales de la población migrante (tanto por el principio de no discriminación como por los derechos de dignidad y libre circulación); aplicándose una innegable selección racial en estos controles de identidad, que vulneran la Constitución y que los hace ilegítimos.

4. Recortes en servicios públicos y derechos de los trabajadores y trabajadoras. Los diferentes recortes en los servicios públicos llevados a cabo por el gobierno central suponen no garantizar el acceso a los servicios básicos del conjunto de la población. En concreto, este hecho se ceba con los sectores más vulnerables de la población, entre ellos la población migrante, que ha tenido su máxima expresión en su exclusión del sistema sanitario. Asimismo, todo aquel conjunto de las políticas que favorecen la pérdida de derechos de los y las trabajadores recae con más virulencia sobre los sectores más castigados laboralmente. En el caso de la población inmigrante, además, supone la pérdida del permiso de residencia.

Ante esta situación, en la que el gobierno practica la demagogia y aplica un doble rasero en política migratoria -enaltecimiento de la movilidad exterior para los españoles que se exilian y cuchillas y pelotas de goma para los que vienen- Izquierda Unida reivindica:

1. Derogación inmediata de la Ley de Extranjería en favor de políticas públicas integrales que favorezcan la integración real bajo el paraguas de una ciudadanía universal.

2. Cierre inmediato de los Centros de Internamiento de Extranjeros.

3. Cese inmediato y definitivo de las redadas e identificación a personas migrantes que supone la vulneración de derechos como la libertad de circulación y expresión.

4. Aplicación de una política migratoria que respete escrupulosamente los derechos humanos.

Asimismo, el Área Federal de Migraciones de Izquierda Unida responsabiliza a las diferentes instituciones, gobiernos y partidos políticos que defienden, autorizan o amparan las actuaciones anteriores, no únicamente por el racismo institucional que imponen, sino como precursoras y legitimadoras de actitudes xenófobas y racistas de la población general. Por ello, Izquierda Unida considera que es el momento de dar un giro radical a la política de migraciones en la Unión Europea y España, apostando por la universalidad de los derechos y dejando atrás un modelo que ha sido incapaz de ofrecer un marco estable y justo. 21 de Marzo de 2014Área Federal de Migraciones de Izquierda Unida