Meyer deja claro que IU “no participará” en ninguna reforma parcial de la constitución porque defiende un “proceso constituyente” de gran alcance

El candidato de IU ha insistido en que socialistas y 'populares' ofrecen las mismas políticas en Europa. Sobre la candidata del PSOE, Elena Valenciano, afirmó que tiene “un problema serio de credibilidad”. Ejemplificó esta idea recordando que en un días el PSOE ofrecerá una acto de campaña en Barcelona en el que, además de Valenciano, intervendrán el ex presidente de Gobierno Felipe González y también el primer ministro de Francia, el socialista Manuel Valls, a quien llamó “el recortador” por el reciente anuncio de que recortará los gatos en su país en cerca de 40.000 millones de euros.

Durante su discurso, el cabeza de lista de IU enumeró los puntos básicos del programa de esta formación, entre cuyos objetivos está “desmontar el tinglado” en el que se ha convertido Europa y crear otra estructura apoyada en lo social y en la gente.

Izquierda Unida plantea derogar el pacto de Estabilidad, promover un Tesoro Público y una Banca Pública europea, que facilite el dinero para “incentivar la economía y salir del agujero”, superando la forma en que trabaja ahora el Banco Central Europeo “que es una cueva de especuladores”.

Willy Meyer también respondió a la cuestión de los insultos y comentarios violentos hechos a través de las redes sociales a raíz del asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco. Comentó que la Justicia está ahí para perseguirlos, pero que a él lo que más le preocupa es la actuación de la mayoría de los grandes medios de comunicación, donde prima la falta de veracidad, la subjetividad y el bipartidismo.

Advirtió también del avance de la ultraderecha en Europa, de la que dijo que “no es que vengan es que ya están aquí”, con representación en las Cámaras de muchos Estados de la UE. Sobre esta cuestión, dijo que en España hay una “asignatura pendiente” porque es el único país que tiene todavía “héroes” enterrados en sus cunetas y aún están vigentes sentencias como la del poeta Miguel Hernández, condenado a muerte “por auxilio a la rebelión”.