Izquierda Unida se moviliza a nivel estatal para que los comedores escolares permanezcan abiertos hasta que comience el nuevo curso

Izquierda Unida intensificará la campaña que ha emprendido a nivel estatal, y que trasladará también a la calle además de desarrollarla sobre todo en las instituciones locales donde tiene representación, para exigir que los comedores escolares permanezcan abiertos hasta el inicio del próximo curso para responder así a la demanda de las familias que tienen dificultades económicas para atender la alimentación de los más pequeños con regularidad.

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, lo ha anunciado hoy en rueda de prensa, en la que ha especificado que esta iniciativa se centrará en los ayuntamientos por ser la institución más cercana a los ciudadanos y la que mejor puede atender a sus necesidades fundamentales. De la misma forma, denunció que aquellas comunidades autónomas donde se ha dado portazo a la apertura de estos comedores en verano, principalmente gobernadas por el PP, se hace debido a la “falta de voluntad política” para abordar este tipo de cuestiones, pese a que con ello se condena a muchos escolares a la malnutrición.

Lara advirtió de que el cierre de comedores supone un “drama para mucha gente”, como ocurre en el País Valencià, en Castilla y León o en Madrid, donde sus responsables políticos han decidido no abordar a fondo este problema alegando que da una “visibilidad negativa” de las necesidades reales de los niños y que hacerlo supondría una decisión “discriminatoria”.

Izquierda Unida lleva desde que acabó el pasado curso escolar presentando mociones en los ayuntamientos para recabar el apoyo de otras formaciones políticas sobre esta cuestión.

En comunidades como Aragón, Murcia, Extremadura o Canarias, con gobiernos de diferente signo político, sí permanecen abiertos los comedores, lo que demuestra que ese argumento de la ‘discriminación’ es “hipócrita”, según señaló Cayo Lara, y sólo lleva en otros sitios a que las familias de los escolares que se quedan sin comedor tengan que acudir a Cáritas o a los bancos de alimentos como contrapartida.

El coordinador federal de IU recordó que los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que el 31,9 % de los menores de 16 años tienen problemas para alimentarse porque están en situación de pobreza, lo que supone “un problema añadido” de mantenerse el cierre de los comedores escolares en verano.

Además de reclamar la apertura de los comedores, IU exige se mantenga el servicio de ayuda a domicilio y se dé continuidad a los centros de mujeres, por entender que “tiene relación íntima con la atención de los chiquillos”. Para todo ello, Lara ha insistido en que es “necesario” que los ayuntamientos cuenten con una financiación suficiente para hacer frente esta situación en su conjunto.