Llamazares denuncia que el Gobierno del PP impide que en España haya “justicia y reparación” sobre las desapariciones forzadas durante la dictadura franquista

El Grupo Popular veta las comparecencias en el Congreso de miembros del Ejecutivo, incluido Rajoy, y del fiscal general del Estado solicitadas por IU para dar explicaciones sobre el crítico informe elaborado recientemente por el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas que visitó nuestro país

El portavoz parlamentario de Justicia y diputado de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, denunció hoy en la Diputación Permanente del Congreso que en España “no hay justicia ni reparación” en relación con los crímenes del franquismo, ni planes de acción integral frente a las desapariciones forzadas.

Llamazares hizo esta afirmación durante su intervención para defender las peticiones de comparecencia extraordinaria en la Cámara Baja del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Galardón, y del fiscal general del Estado, Eduardo Torres Dulce, ante las recomendaciones hechas por el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzosas de la ONU en relación con los crímenes de la dictadura.

Este Grupo de Trabajo presentó recientemente un informe tras su visita a España hace casi un año donde constató los graves incumplimientos del Gobierno en esta materia e incluyó una lista de 42 recomendaciones, además de emplazar al Ejecutivo del PP a dar respuesta en 90 días.

El diputado de IU advirtió de que España parece un “país amnésico” a raíz de las actuaciones que desde el Gobierno se siguen sobre este asunto y reclamó que tanto a nivel ejecutivo como judicial se emprendan “medidas urgentes”, ya que las ejecutadas hasta ahora han sido “parciales”.

El PP respondió a este posicionamiento con su veto a que tengan lugar las comparecencias solicitadas por IU, además de la de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, defendida también durante la Diputación por otros grupos parlamentarios. El grupo que sustenta al Gobierno se limitó a atacar a los portavoces de la oposición por sus críticas y a asegurar que el Ejecutivo está dispuesto a atender “el espíritu” del informe de Naciones Unidas sobre las desapariciones forzadas por el franquismo.