El PP veta que el Gobierno explique en el Congreso la llegada de inmigrantes a Melilla y a las costas de la península pese a lo que Centella tacha de “situación de emergencia humanitaria”

El portavoz de IU defiende en la Diputación Permanente las comparecencias de Rajoy y de su ministro del Interior a pesar de conocer el rechazo de los ‘populares’ porque es la única forma de forzar el debate sobre la “vergüenza” que supone que “haya gente que se juegue la vida porque se muere de hambre, de enfermedad o es utilizado como carne de cañón”

El Grupo Popular ha impedido hoy que el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, dé explicaciones en el Congreso en una comparecencia extraordinaria de la grave situación en la frontera de Melilla y Ceuta por la llegada de inmigrantes subsaharianos, así como de la situación de las cerca de 1.500 personas que llegaron este mes de agosto de forma precaria a las costas de Cádiz.

A este veto del PP de la presencia del titular de Interior en sede parlamentaria solicitado por IU y debatido hoy en la Diputación Permanente de la Cámara Baja se une la negativa a aceptar la petición de comparecencia del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, hecha también por esta formación a través de su grupo de IU, ICV-EUiA, CHA, para dar cuenta de sus actuaciones en el marco de la Unión Europea “ante la situación de emergencia humanitaria en el norte de África” que está detrás de estos movimientos migratorios.

El portavoz parlamentario de IU y diputado andaluz, José Luis Centella, reconoció que pese a estar seguro de que estas peticiones iban a ser vetadas las defendía con rotundidad para poder traer al Congreso “el debate y la vergüenza” que supone que “haya gente que se juegue la vida porque en su país se muere de hambre, de enfermedad o es utilizado como carne de cañón”.

Denunció que lo que se pretende y no es posible es “ponerle puertas al hambre y a la desesperación y blindar las fronteras con un gran muro de la vergüenza”.

Centella alegó que “no podemos estar callados y seguir contemplando lo que está ocurriendo”, ya que es imposible “mirar hacia otro lado cuando existen medios sanitarios para curar enfermedades o para acabar con el hambre” que los distintos Estados europeos, incluido España, no ponen al alcance de las poblaciones más necesitadas, lo que les lleva a buscarlas directamente a través de la inmigración.