El Área Federal de Migraciones de Izquierda Unida exige nuevamente el cierre de los CIE y se suma a la denuncia de malos tratos en los mismos.

¿Cuánto más tenemos que esperar para acabar con la injusticia de los CIE? A raíz del video hecho público por la Cadena Ser  y el periódico digital La Marea, se puede constatar lo que venían denunciando numerosas organizaciones sociales e inmigrantes que han pasado por los Centros de Internamiento: la vulneración de derechos, malos tratos y excesos de la policía en el ejercicio de sus funciones. En esta ocasión, la crudeza del maltrato a un extranjero en el CIE de Aluche, que ya cuenta con numerosas denuncias.

Esta constatación ha reavivado de nuevo la polémica sobre la existencia de este tipo de “cárceles” para inmigrantes y la ausencia de control de lo que sucede en las mismas. Incluso, la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes y el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, aunque por razones claramente electoralistas, se han echado en cara la gravedad de lo que sucede y la necesidad de llevar a cabo una investigación exhaustiva.

Y es que esta vulneración de los CIE, no es más que la consecuencia de las políticas migratorias aprobadas por los gobiernos del PP y PSOE. Ya cuando el Consejo de Ministros aprobó el pasado marzo, con más de tres años de retraso, el reglamento que regula el funcionamiento de los Centros de Internamiento para Extranjeros, el Área de Migraciones de Izquierda Unida denunció que apostaba por un modelo represor muy peligroso y continuista.

Numerosos informes de organizaciones sociales y de organismos internacionales que han realizado un trabajo sistemático a partir de testimonios de internos y familiares, han señalado al Gobierno español como violador de derechos humanos. Como prueba el video, la mayoría de las agresiones se producen en el momento del traslado de los inmigrantes al aeropuerto para ejecutar las órdenes de expulsión, en un agujero intencionado en las medidas de control.

Izquierda Unida reitera que aboga por el cierre de los CIE, ya que presuponen la privación de libertad de una persona por el sólo hecho de concurrir una infracción administrativa, lo cual contradice principios básicos de derechos humanos y establece un dualidad muy peligrosa en función de la situación de residencia de las personas.

Ante lo reiterado de las denuncias, es necesario y urgente el establecimiento de medidas de control por parte de los jueces encargados del seguimiento de los CIE para evitar este tipo de hechos, así como la presencia de la oficina del Defensor del Pueblo, organismo responsable de fiscalizar estas instituciones como garante de la normativa internacional de prevención de la tortura.

Asimismo, señala al Ministro del Interior como principal responsable de la vulneración de derechos humanos respecto a las personas inmigrantes, poniendo claramente en peligro la vida de las mismas (malos tratos en CIE, expulsiones en caliente en pasos fronterizos, concertinas en la valla, etc.). Es por todo ello, y por el fracaso de la política migratoria dirigida únicamente hacia el control de fronteras, por lo que pide su cese inmediato.