Centella advierte de que el Gobierno del PP mete en RTVE a un "Caballo de Troya" para liquidar la Radiotelevisión pública

El portavoz de IU, ICV-EUiA, CHA señala que “no vamos a participar en el proceso de nombramientos de TVE” en el Congreso y apunta a que imponer nombres como el de José Antonio Sánchez demuestra que “cuando el Gobierno habla de regeneración democrática sólo son palabras y usa los métodos más viejos de abusar de la mayoría absoluta”

 El portavoz del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA en el Congreso, José Luis Centella, ha lamentado hoy que el Gobierno del PP utilice un “caballo de Troya para liquidar” la televisión pública, en este caso RTVE, después de que ayer hayan propuesto a José Antonio Sánchez -actual director general de Telemadrid y antiguo director general de la Corporación estatal en la época de José María Aznar- como su candidato a la presidencia. Este relevo se produce tras la renuncia hace un par de semanas de Leopoldo González-Echenique.

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces de la Cámara Baja, Centella señaló que su grupo no va “a participar en el proceso de nombramientos de TVE” en el Congreso. No obstante dejo abierta la posibilidad de que IU, ICV-EUiA, CHA decida finalmente si interviene en la votación final en el Pleno, en todo caso para rechazar la ratificación de Sánchez.

“Todavía el grupo no ha decidido si votará o no pero no vamos a participar en un proceso que está trucado y con las cartas ya marcadas. Meten un ‘caballo de Troya’ dentro de la televisión para dinamitarla y poner el PP a dirigir la televisión. Todo eso nos hace que no avalemos ni por activa ni por pasiva”, ha insistido.

Denunció también que “cuando el Gobierno habla de regeneración democrática sólo son palabras y usa los métodos más viejos de abusar de la mayoría absoluta. Nos preocupa el futuro de Televisión Española”, dijo.

El diputado de IU por Sevilla lamentó que los ‘populares’, sin debatir con nadie, hayan puesto sobre la mesa el nombre de José Antonio Sánchez. No mostró ninguna duda sobre que el Grupo Popular utilizará su mayoría absoluta para “imponer” su candidato, por lo que este procedimiento tendrá el “peor final” posible.