"Jóvenes de IU" llama a "no sucumbir a la desesperanza" y exige "cambios radicales del modelo productivo y la fiscalidad" frente a los últimos estuios que situan a la juventud española entre las más pesimistas de la UE

Carlos Martínez Núñez, coordinador de este área federal de Izquierda Unida, denuncia que frente a esta situación “la única medida del Gobierno del PP es aplicar los fondos europeos para emprender un supuesto plan parcial de empleo juvenil dedicado a las bonificaciones fiscales para las grandes empresas”

El Área Federal de Juventud de Izquierda Unida considera que “hoy más que nunca lo/as jóvenes no podemos sucumbir a la desesperanza, podemos defendernos”, al tiempo que exige “cambios radicales del modelo productivo y la fiscalidad” en el marco de la “alternativa que exigimos a la situación de miseria a la que quieren abocarnos”. Este área de IU hace esta valoración tras hacerse públicos en los últimos días diversos estudios internacionales que constatan que la juventud de nuestro país está entre las que tienen una visión más ‘pesimista’ de su futuro laboral dentro de la Unión Europea (UE) y tiene claro que va a vivir peor que sus padres.

Carlos Martínez Núñez, coordinador federal de ‘Jóvenes de IU’, señala que “hay que dar la vuelta como un calcetín a esta situación. Para ello, desde nuestra área federal seguiremos defendiendo las medidas que Izquierda Unida ha planteado desde prácticamente el inicio de la crisis, hace ya más de siete años. Apostamos por propuestas concretas como el adelanto de la edad de jubilación, la reducción de la jornada laboral o el fomento de los contratos de relevo. También por la negativa a pagar la deuda odiosa e ilegítima y la nacionalización de sectores estratégicos. No queda espacio ya para los parches que, como mucho, maquillan la realidad”.

De acuerdo al último informe de YouGov sobre la situación de la juventud española, el 58% de los/as jóvenes se plantea marcharse del país para acceder a un puesto de trabajo, “lo que constituye un auténtico exilio económico”, apostilla Martínez Núñez. Además, una macroencuesta realizada por el Instituto para la Sociedad y las Comunicaciones de una importante empresa de telefonía señala que corrobora el dato de que más de la mitad de la juventud española piensa mudarse a otro país en busca de trabajo ya que, junto a lo/as jóvenes italianos, son los que menos confianza tienen en su país a la hora de conseguir un empleo. 

El coordinador del Área de Juventud de IU señala que “los sucesivos gobiernos del bipartidismo jamás se han preocupado por la construcción de un futuro viable para las nuevas generaciones y se han dedicado a precarizar nuestra situación laboral, manteniendo un paro permanente con la intención de mantener bajos los salarios y amedrentar con la amenaza de despido”.

Recuerda que “desde el comienzo de esta crisis-estafa son 3.876.000 los puestos de trabajo que se han destruido, mientras que nuestros impuestos se dilapidaban salvando a la Banca o las cuentas personales de muchos. De ellos, casi el 90% corresponden a menores de 35 años. Se carga sobre nuestras vidas una crisis de la que no somos responsables y que, sin embargo, se nos hace pagar”.

Martínez Núñez advierte de que “tener esta cantidad de desempleados da la oportunidad al poder de seguir la senda de la desregularización del mercado laboral. Nos dejan abandonados a la voluntad de los intereses de las élites económicas y las grandes empresas. La EPA del tercer trimestre nos da la razón cuando vemos que la generación de empleo es irrisoria, en su mayoría de tipo estacional y con una constante reducción en el sector público. Hay más paro entre las mujeres, aumenta la contratación temporal a la vez que se reducen los contratos indefinidos”.

El dirigente juvenil de IU Federal denuncia que frente a esta situación “la única medida del Gobierno del PP es aplicar los fondos europeos para emprender un supuesto plan parcial de empleo juvenil dedicado a las bonificaciones fiscales para las grandes empresas. Este Plan de Garantía Juvenil, aprobado en julio, es una medida dirigida a maquillar las cifras de desempleo juvenil de cara a próximas elecciones. Esto pasará a la vez que los empresarios reciban hasta 1.800 euros de bonificaciones por cada joven contratado, utilizando esta medida para abaratar sus plantillas con la posibilidad de despedir y volver a contratar en tan solo 31 días”.