Marina Albiol: “Para miles de exiliados económicos, la UE significa recortes, paro y precariedad”

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, ha criticado con dureza a la Comisión Europea al provocar, con sus políticas de austeridad, el exilio económico de cientos de miles de jóvenes, mientras mantiene la directiva 2004/38, que permite a los Estados miembro expulsar a ciudadanos comunitarios.

“Señor comisario, mi generación creció más o menos al mismo tiempo que se iba construyendo la Unión Europea. Nos hablaban de derechos, de bienestar y de que íbamos a ser todas y todos ciudadanos europeos”, dijo Albiol a modo introductorio al nuevo comisario de Migración, Asuntos Internos y Ciudadanía, Dimitris Avramopoulos. “Pero nos hemos hecho mayores y ya no nos creemos los cuentos –continuó-. En el Estado español la UE significa recortes, paro y precariedad. Le han robado la esperanza a miles de jóvenes. La esperanza de encontrar un trabajo, de independizarse, de emanciparse, la esperanza de tener un futuro. Y sólo les queda el exilio. Cientos de miles ya se han ido y otros muchos están haciendo las maletas para descubrir Europa y su insolidaridad”.

Albiol se refirió entonces a la directiva 2004/38, que regula el derecho de residencia y circulación, y que está dando pie a “13 países europeos” para aplicar “expulsar de manera sistemática a personas residentes comunitarias”.

“En la UE los muros internos tienen nombre de directiva, la 2004/38, que es la que permite estas expulsiones”, dijo la eurodiputada de IU, tras repasar los casos de Bélgica – que sólo en 2013 expulsó a 4.812 personas-, y la nueva legislación en Alemania y Reino Unido.

Para Albiol, esta directiva choca de frente con el principio de libre circulación de la UE, “uno de los principios fundamentales de la construcción europea”. Por ello, dirigiéndose directamente a Avramopoulos, la portavoz de IU le preguntó si piensa derogarla o modificarla, o si va a “seguir permitiendo la expulsión de ciudadanos europeos” por parte de los Estados miembro.

Expulsiones que, en palabras de Albiol, “lo único que hacen es generar xenofobia, romper la Unión Europea y abrir todavía más la brecha Este-Oeste y Norte-Sur”.