Cayo Lara espera que la compra de deuda por el BCE "propicie que bajen los intereses y que fluya el crédito" tras haber dedicado el dinero a "especular con el sufrimiento de la gente"

El coordinador federal asegura en el acto político encuadrado en el ‘I Foro del Sur de Europa’ que IU tiene como objetivos para las elecciones de este año “cambiar el Gobierno y el país, pero hay que trabajar con los ojos puestos en la convergencia y en la unidad de la izquierda, porque si no, nos equivocaremos una vez más”

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha señalado esta tarde que espera que la inversión del Banco Central Europeo (BCE) destinada a la compra de deuda pública en los mercados secundarios sirva para “propiciar que bajen los intereses de las hipotecas y que fluya el crédito a las empresas”. Sobre esta inyección económica de más de un billón de euros anunciada por el presidente del BCE, Mario Draghi, criticó que durante todos estos años de grave crisis dedicara el dinero básicamente a prestarlo a las entidades financieras para “especular con el sufrimiento de la gente”.

Durante el acto político que ha cerrado la primera jornada del ‘I Foro del Sur de Europa’ que se celebra en Barcelona, Cayo Lara advirtió de que “en esta Cataluña, en esta España y en esta Europa hay mucha gente que sigue estando en situación de desempleo”. Acusó al poder político representado por los dos principales partidos -PP y PSOE- de estar “al servicio del poder económico”, que es el que “manda”, dado que quines gobiernan “son los títeres”.

Además de economía, habló de las próximas citas electorales que tendrán lugar este año y apuntó como objetivos “cambiar el Gobierno y el país, pero hay que trabajar con los ojos puestos en la convergencia y en la unidad de la izquierda, porque si no, nos equivocaremos una vez más”. 

A lo largo de su intervención ante un abarrotado Centro Cívico Cocheras de Sants en el encuentro internacional organizado por Izquierda Unida, junto a otras formaciones, Cayo Lara acusó a los poderes económicos y financieros de “dinamitar el Estado social, las conquistas laborales y sociales, y aumentar la desigualdad. Y todo para salvar a la oligarquía, a la Banca, para que los ricos cada vez sean más ricos y los pobres más pobres”.

El máximo responsable de IU denunció que “esta es la hoja de ruta que están aplicando en España, en Italia, en Portugal, en Grecia. No es un problema de Norte y Sur, porque hay clase obrera en el Norte y en el Sur” y en todos los países los trabajadores son los perjudicados.

Lara centró una parte de su discurso a analizar cómo se han aplicado las políticas neoliberales en España. En tono didáctico señaló que “hay dos maneras” de recortar el déficit: logrando más ingresos o mediante recortes. Señaló que esta última, la de “los recortes y la austeridad” es por la que apostaron los partidos neoliberales y socialdemócratas. Recordó que aplicar esas políticas ha permitido que aún haya en nuestro país 80.000 millones (8 puntos del PIB) de fraude fiscal.

“No han querido combatir el fraude fiscal y los defraudadores nos estafan a todos, estafan las pensiones, la educación, nuestro Estado social, la sanidad, estafan nuestro nivel de vida. Los gobiernos que no los persiguen son cómplices de estos delincuentes”, denunció.

En relación a la decisión del Tribunal Constitucional de “avalar” la reforma laboral impulsada por el Gobierno del Partido Popular “con un presidente que fue el inspirador de esta misma reforma”, anunció que si tras las próximas elecciones “tenemos mayoría parlamentaria suficiente, derogaremos las dos reformas laborales del PP y del PSOE”.

El máximo dirigente de IU señaló también la necesidad de “auditar la deuda, hacer una quita, reestructurarla y plantar cara a los intereses. Porque la deuda nos ahoga, nos asfixia”. Exigió caminar hacia una “Banca Pública” y puso como ejemplo la iniciativa promovida por Izquierda Unida en el Gobierno andaluz.