IU recuerda las muertes del Tarajal y sigue pidiendo responsabilidades políticas al ministro del Interior

Hoy hace un año que tuvo lugar la muerte de 14 personas que trataban de llegar a nado en la playa del Tarajal (Ceuta). A pesar que en un primer momento el Gobierno negó la utilización de material antidisturbios,  gracias a las imágenes ofrecidas por organizaciones sociales, se sabe que la Guardia civil ese día empleó pelotas de goma, gas lacrimógeno y munición de fogueo ante unos migrantes desarmados y exhaustos. Una respuesta completamente desproporcionada e incomprensible que puso en riesgo la vida de estas personas causando finalmente su muerte.

Un año después de la tragedia, siguen sin esclarecerse los hechos y sin que el Ministro del Interior asuma sus responsabilidades políticas. A pesar de la insistencia del grupo parlamentario de Izquierda Unida, del Área de Migraciones así como de numerosas organizaciones sociales para crear una comisión de investigación que  estudiase lo sucedido, el Gobierno se negó a la misma, mostrando su más absoluto desprecio a la vida de estas personas. Desde el Área de Migraciones insistimos: estas muertes tienen responsables y deben asumirse las responsabilidades correspondientes empezando por la dimisión del Ministro del Interior.

Los hechos ocurridos hace un año en Ceuta son una consecuencia más de la política migratoria represiva y carente de derechos humanos aplicada por el Gobierno, que supone una violación de todas las normas internacionales. De hecho, las expulsiones de las personas que consiguieron llegar a las playas del Tarajal, son las habituales prácticas ilegales utilizadas por el Gobierno conocidas como “devoluciones en caliente”. Prácticas que suponen la expulsión  a Marruecos de estas personas que han llegado a territorio español sin posibilidad de pedir asilo, recurrir la expulsión o recibir un trato digno según la normativa europea e internacional.

La posición de Izquierda Unida es clara en este sentido: Izquierda Unida rechaza cualquier medida que trate de legalizar las “devoluciones en caliente” y, que hoy día, se realizan ilegalmente  en las fronteras de Ceuta y Melilla. La propuesta del Partido Popular de modificar la Ley de Extranjería para legalizar las devoluciones choca con el propio concepto de frontera establecido en los tratados internacionales y en el Tratado de Readmisión con Marruecos de 1992. Además,  entra en conflicto con la propia Ley de Asilo española, con la Convención de Ginebra y el Convenio Europeo de Derechos Humanos, ya que dicha medida impediría comprobar si los migrantes son refugiados. Izquierda Unida se compromete a revertir cualquier modificación legal que suponga un esperpento jurídico como es el  «rechazo en frontera»,  término de nueva creación que no tiene valor jurídico y que sólo tiene como pretensión justificar las constantes violaciones de derechos humanos que se vienen sucediendo en nuestras fronteras.

Por último, el Área de Migraciones de Izquierda Unida quiere reconocer la labor de numerosas organizaciones sociales que trabajan en frontera salvaguardando los derechos humanos y destapando los intentos de manipular y ocultar lo que sucede en Ceuta y Melilla por parte del Gobierno español y marroquí. Desde IU, mostramos todo nuestro apoyo, solidaridad y reconocimiento. Asimismo, participamos y animamos a participar en todos los actos convocados para el día de hoy en relación al Aniversario de las muertes del Tarajal.

Área de Migraciones de Izquierda Unida