Albiol acusa al Gobierno del PP de poner “precio a la vida” de los enfermos de hepatitis C y de ser “cómplice” de la muerte de 12 personas cada día

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, ha acusado al Gobierno de Mariano Rajoy de haber puesto “precio a la vida” de las personas con hepatitis C y le ha responsabilizado de la muerte de 12 personas al día en el Estado español al no financiar todos los tratamientos con Sovaldi, medicamento que aumenta la probabilidad de curación hasta el 95%.

En una intervención durante la sesión plenaria que se ha celebrado en Estrasburgo, la eurodiputada de Izquierda Unida ha recriminado a los gobiernos y a las farmacéuticas que, escudándose en las patentes, decidan “quién vive y quién no”, dependiendo de los ingresos económicos de los enfermos. “Sovaldi es un medicamento que aumenta la probabilidad de curar la hepatitis C hasta el 95%. Pero a pesar de que su existencia, en el mundo hay cientos de personas que cada día mueren por esta enfermedad. ¿Por qué? Porque por ejemplo, en el Estado español un tratamiento de 12 semanas cuesta 25.000 euros”, ha dicho Albiol.

Para la eurodiputada resulta escandaloso que el Gobierno del PP “no subvencione el Sovaldi a todos los pacientes que lo necesitan” y haya puesto “un techo de gasto para el medicamento”. “Le han puesto precio a la vida de las personas -dijo Albiol-, aunque con los 47 millones de euros que el extesorero del PP, Luis Bárcenas, tenía en Suiza, se podrían haber pagado 783 tratamientos”.

“Es cierto que nuestros gobiernos son inhumanos y deciden quién vive y quién muere. Y muere quien no tiene dinero para pagarse el tratamiento cuando no se lo financia la Seguridad Social”, ha afirmado Albiol, aunque la portavoz de IU sostiene que “hay que apuntar más alto”.

“Que un tratamiento de Sovaldi tenga un precio desorbitado, se debe a que las patentes protegen los beneficios de las farmacéuticas. Las patentes son una condena a muerte para millones de personas en todo el mundo y a aquellos que lo permiten les convierte en cómplices de asesinato”, ha dicho.

“Sus leyes –ha continuado-, permiten que Gilead obtuviera el año pasado 13.300 millones de dólares de beneficio y que en el Estado español hoy, como cada día, hayan muerto 12 personas por hepatitis C".