Garzón reivindica en campaña la “reindustrialización” de Andalucía frente al “desmantelamiento” de PP y PSOE

El diputado y candidato a la Presidencia del Gobierno de IU destaca desde Linares que esta formación “quiere transformar Andalucía” y sólo se puede conseguir “desde los principios y los valores de izquierdas”

El diputado andaluz de Izquierda Unida en el Congreso y candidato a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha reivindicado esta mañana la “reindustrialización” de Andalucía frente a las políticas de “desmantelamiento” que han coincidido en aplicar PP y PSOE a nivel estatal durante sus sucesivos gobiernos en las dos últimas décadas.

Garzón lanzó este reto desde Linares -localidad jienense símbolo de la industria automovilística de Andalucía- y para ilustrarlo de forma práctica eligió como escenario las puertas del parque industrial Santana Motor, cuyas empresas llegaron a emplear a cerca de 4.000 trabajadores y que en la actualidad está prácticamente desmantelado. Junto al candidato de IU a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Antonio Maíllo, y otros candidato/as provinciales con los que hoy comparte la jornada de campaña electoral en Jaén, el portavoz económico en el Congreso responsabilizó de haber llegado a esta situación a los “acuerdos comprometidos por el bipartidismo” a nivel europeo desde la firma del Tratado de Maastricht.

Criticó que frente a otros modelos positivos impulsados en Europa, tanto ‘populares’ como socialistas permitieron que la economía española tuviera que “depender de sectores tan volátiles como la construcción o las industrias de pequeño valor añadido”.

Recordó también que “desde Izquierda Unida ya alertamos de que iba a ocurrir algo así: fábricas cerradas y empresas ‘piratas’ que se lucran del desmantelamiento para enriquecer siempre a los mismos”.

Alberto Garzón destacó entre sus propuestas el Plan de Trabajo Garantizado con el que IU plantea crear un millón de puestos de trabajo. “Hay posibilidades técnicas -sostuvo- y sólo falta voluntad política” para permitir que se aplique.

El candidato a la Presidencia del Gobierno de Izquierda Unida reivindicó, además, “impulsar puestos de trabajo compatibles con la dignidad humana. Mucha gente se está jugando el agua, la comida y la luz, que no puede pagar. En estas elecciones nos estamos jugando un nuevo orden social, una nueva forma de vivir”.

En clave andaluza, Garzón destacó que IU “quiere transformar Andalucía” y sólo se puede conseguir “desde los principios y los valores de izquierdas”. En esta línea, señaló que la “única hipótesis” con la que trabaja su formación en estas elecciones autonómicas es Antonio Maíllo sea el próximo presidente del Gobierno andaluz.

A preguntas de los periodistas, el diputado de IU por Málaga indicó que lo que más preocupa a su formación ahora en esta comunidad es “la política, las necesidades de la gente y cómo resolverlas”, frente a otras cuestiones como las “excusas que no se cree absolutamente nadie” que puso la candidata del PSOE, Susana Díaz, para romper el anterior pacto de gobierno.

Entre otras cuestiones, insistió en que entre los motivos de Díaz cuando tomó esta decisión estuvo muy presente “su miedo a denunciar la corrupción, que ha sido siempre un pilar fundamental de IU: investigar toda la corrupción, sea del PP o del PSOE”.