IU condena el ataque yihadista y muestra su solidaridad con el pueblo keniano

La Comisión Internacional de Izquierda Unida manifiesta su solidaridad con el pueblo keniano tras el ataque terrorista ocurrido el pasado jueves en una residencia estudiantil de la Universidad de Garissa, al oeste del país africano, además de condenar enérgicamente este acto cruel de violencia por el cual hasta ahora se contabilizan 148 víctimas mortales y 80 heridos.

Tanto el Coordinador Federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, como otros miembros de su Ejecutiva o cargos institucionales, han expresado en estos días su consternación y condena en nombre de la organización y de toda la militancia de lU, elevando su solidaridad a las decenas de jóvenes víctimas de este sinsentido yihadista, así como por sus familiares, y destacando la poca repercusión internacional que ha tenido el ataque en comparación con atentados contra objetivos occidentales.

Considera Izquierda Unida que este indigno y criminal acto, reivindicado por el grupo terrorista Al Shabaab, forma parte de una estrategia extra-regional para desestabilizar toda la región: no es casual que estos grupos terroristas, estén cada vez más fortalecidos y se expandan por varios países árabes y africanos con armamentos y entrenamientos extra-continentales.

En este sentido Izquierda Unida no quiere olvidar lo pernicioso de injerencias extranjeras igualmente condenables en países como Yemen, que ha sufrido flagrantes ataques extranjeros, o la continua intervención desestabilizadora desde potencias occidentales en Siria, Libia, y otros países de esas zonas, que han generado situaciones absolutamente imprevisibles. 

Al reiterar nuestro rechazo al terrorismo y la condena de sus perpetradores, enviamos también un fuerte mensaje de aliento al pueblo keniano, con la certeza de que la profunda vocación democrática de este país y la heroica lucha por la libertad de su pueblo, lograrán conseguir la paz y la justicia social que requiere su sociedad sin caer en provocaciones desestabilizadoras.

Un total de 533 estudiantes de la Universidad de Garissa han sido reportados como desaparecidos. Durante el atentado del 2 de abril, una decena de hombres armados entró en el recinto universitario y empezó a disparar indiscriminadamente, al mismo tiempo que detonaron varios artefactos explosivos.

Al Shabaab reivindicó la autoría del ataque; por el caso hay cinco detenidos. La Universidad de Garissa es la única casa de estudios de este nivel en toda la zona este de Kenia. Tiene una población de 815 estudiantes y ha sido hostigada en 11 ocasiones.