Cayo Lara traslada en nombre de IU “nuestro profundo dolor y el sentimiento de orfandad por la pérdida de Eduardo Galeano, labrador de palabras"

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, tras conocer el fallecimiento del escritor uruguayo Eduardo Galeano, quiere trasladar en su nombre y en el de toda la organización “nuestro profundo dolor y el sentimiento de orfandad que nos ha invadido por la pérdida de este compañero, labrador de palabras, que nos ha ayudado y seguirá haciéndolo a explicar la vida”.

“Es un día triste -valora- que hiere, de forma especial, a sus familiares, al pueblo uruguayo y a toda América Latina, así como a sus millones de seguidores de todo el mundo, a quienes queremos trasladar nuestra tristeza porque, al igual que ellos, percibimos la desaparición de Galeano como la pérdida de un espíritu libre que era capaz de hacer brotar vida de las palabras”.

Como conocen quienes siguen habitualmente la actividad de IU, su máximo responsable ha tenido en Eduardo Galeano un inspirador al que ha recurrido en no pocas ocasiones para ilustrar sus mensajes. En múltiples ocasiones Lara recurrió al “hay que juntarnos  como ‘los patos que vuelan en V’, ninguno se cree ‘superpato’ por volar delante, ni ‘subpato’ por marchar detrás. No os quepa duda que los patos unidos jamás serán vencidos”, para señalar la necesidad de estar unidos frente a los poderosos.

De la misma forma, Izquierda Unida encontró en Eduardo Galeano las palabras adecuadas para su spot de la campaña electoral de las elecciones municipales y autonómicas de 2011.  Los textos utilizados en aquel vídeo son fragmentos del discurso ‘Abracadabra’ que el escritor uruguayo pronunció el 14 de marzo de 2006 en Montevideo con motivo de la celebración del Día del Liberado y que cada año recuerda a las víctimas de la dictadura uruguaya.

Hoy, como entonces, siguen perfectamente vigentes su palabras en las que constataba que ‘no estamos condenados a elegir entre lo mismo y lo mismo’ porque quizás tenemos ‘las manos vacías, pero son nuestras manos’.