Centella reprocha al Gobierno la situación de “neocolonialismo” de las bases de Rota y Morón respecto a Estados Unidos

El portavoz parlamentario de IU defiende en el Congreso un nuevo modelo de relaciones internacionales y exige al Ejecutivo que mantenga “los mismos derechos laborales” para el personal español de las bases que para el resto de trabajadores en nuestro país

El diputado de Izquierda Unida y portavoz parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA, José Luis Centella, ha reprochado hoy al Gobierno de Mariano Rajoy la situación de “neocolonialismo” de las bases de Rota (Cádiz) y Morón de la Frontera (Sevilla) respecto a Estados Unidos. Defendió en el Pleno del Congreso un nuevo modelo de relaciones internacionales y exigió al Ejecutivo que mantenga “los mismos derechos laborales” para el personal español de las bases que para el resto de trabajadores en nuestro país, “para que ambas bases no sean una isla de impunidad en el Estado español”.

En una moción que ha sido rechazada, consecuencia de una interpelación anterior sobre “la situación actual y las perspectivas de futuro de las bases militares de uso conjunto existentes en nuestro país”, el portavoz de IU aludió al convenio firmado en 1988 entre España y Estados Unidos sobre cooperación para la defensa y denunció la “cesión de soberanía” realizada por nuestro país en dicho tratado.

Explicó que este convenio bilateral “permite que las fuerzas estadounidenses no estén sujetas a procedimientos judiciales ante los tribunales españoles”. También se refirió al hecho de que este uso de las bases conlleve que “el Ministerio de Defensa español, en consulta con las fuerzas de EE.UU. y asumiendo los intereses de las mismas, negociará con los representantes del personal laboral local”. Según Centella, lo que esto significa es que “son las fuerzas españolas las que asumen los intereses de las fuerzas de los Estados Unidos de América”.

El parlamentario de IU insistió en que “lo que está muy claro es que no se trata de bases conjuntas. Se trata, ni más ni menos, de la entrega de territorio español a una potencia extranjera”. A su juicio, este tratado “claramente supedita los intereses españoles a los intereses de EE.UU. dentro de las propias bases”.

Respecto a la grave situación laboral que afecta a los trabajadores españoles en dichas bases, que ya han sufrido varios despidos colectivos, José Luis Centella criticó que se haya querido “vender” un territorio “muy castigado por el paro”. Así, cuestionó los supuestos beneficios que recalarían en las zonas en las que se encuentran las bases con la llegada del denominado ‘escudo antimisiles’ que, finalmente, “no ha significado más empleo y riqueza, sino todo lo contrario: más paro y degradación laboral”.

Centella reiteró su planteamiento de trabajar para lograr “un nuevo modelo de relaciones internacionales, donde las bases militares no tengan sentido”. Criticó el modelo actual porque desde los atentados del 11S hasta ahora “sólo ha traído más violencia y terrorismo”, y reivindicó “la paz, el diálogo y la cooperación” y “resolver los problemas de la gente allí donde estén”.