Cayo Lara muestra el "completo apoyo" de IU a la huelga de los trabajadores autónomos de Movistar y exigirá al Gobierno que se pronuncie sobre ella a través de iniciativas parlamentarias

El coordinador federal de Izquierda Unida, Cayo Lara, ha manifestado hoy el “completo apoyo” de su formación a la huelga convocada por los trabajadores autónomos de Movistar y va a exigir que el Gobierno de Mariano Rajoy se pronuncie sobre este conflicto a través de las iniciativas parlamentarias que ultima en estos momentos.

Esta huelga que se prolonga ya por espacio de 20 días la protagonizan los trabajadores autónomos de esta multinacional de las telecomunicaciones, pero hay que advertir que, en su mayoría, son falsos autónomos y autónomos dependientes obligados a registrarse en la Seguridad Social como tales por las empresas subcontratadas. Afecta a trabajadore/as de 14 provincias pertenecientes a distintas contratas como Cotronic, Elecnor, Itete, Cobra o Abentel y el largo paro ha derivado también a una huelga indefinida de técnicos de Movistar.

“Izquierda Unida -señala Lara- comparte las denuncias expresadas sobre la precariedad de las condiciones laborales, incluidas jornadas muy superiores a los límites establecidos por la legislación. Además, estamos también de acuerdo en la reivindicación de los afectados para que haya una regulación del sector y se persiga la competencia desleal que aplican las distintas contratas, que se traduce en el incremento de la precariedad, con sus consecuencias sobre la salud y la seguridad en el trabajo, así como un importante descenso de los salarios”.

Lo/as trabajadore/as denuncian condiciones de trabajo de “semi esclavitud”, con salarios que no superan los 700 euros al mes y donde, además, las contratas no pagan los desplazamientos hasta el hogar de los clientes de la empresa, sufragando estos gastos los trabajadores de su propio bolsillo.

Ante estas condiciones de trabajo y ante la amenaza de rebajar los baremos de pago en el próximo contrato de Movistar con las distintas contratas, Izquierda Unida traslada también su “total respaldo” a las exigencias expresadas por los afectados sobre derogación del contrato mercantil, jornadas laborales de ocho horas, igualdad de condiciones en contratas y subcontratas, salario base bruto mínimo de 2.008 euros, además de incorporación en plantilla de los autónomos y personal subcontratado.

Cayo Lara señala que “tanto en este sector como en otros vinculados a actividades punteras en el desarrollo tecnológico no sólo hay que respetar los derechos de los trabajadores, sino garantizar la profesionalización frente a las apuestas por la precarización. Se trata de avanzar de forma concreta hacia un nuevo modelo productivo que pueda ser la base de un tipo de desarrollo sostenible que asegure empleos dignos y de calidad”.