García Rubio advierte de que las cifras del paro en abril "confirman que la crisis se hace crónica para los trabajadores de nuestro país"

El secretario federal de Economía y Empleo de IU señala que “pese al descenso del número de desempleados de abril, la realidad es que estamos en el punto de partida de la legislatura con el Ejecutivo del PP: un poco más de contratos y menos afiliación a la Seguridad Social”

El secretario federal de Economía y Empleo de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, advierte a partir de los datos del paro en el pasado mes de abril conocidos hoy que “la crisis se está haciendo crónica para los trabajadores y trabajadoras. Vamos a un sistema de trabajadores pobres y precarios propiciado por las reformas laborales y económicas impuestas por el Gobierno de Mariano Rajoy”.

“Pese al descenso del número de desempleados de abril -afirma-, la realidad es que estamos en el punto de partida de la legislatura con el Ejecutivo del PP: un poco más de contratos y menos afiliación a la Seguridad Social; pero todo está aún muy lejos de las cifras de inicio de la crisis, cuando la Seguridad Social contaba con 2,3 millones de afiliados más. Por tanto, estamos aún muy lejos de la salida de la crisis”.

García Rubio insiste en que “realmente estamos en un retorno a la ‘casilla de salida’ en cuanto al volumen del paro, pero con un grave retroceso por medio en cuanto a la calidad del empleo creado. Si se tienen en cuenta las previsiones económicas entregadas por el Gobierno a la Comisión Europea, éste aspira a una sociedad que de forma permanente tenga más del 20% de paro, en el mejor de los casos, con contratos precarios y salarios miserables. Es un modelo de ‘nueva sociedad’ que significa hacer la crisis crónica para una parte importante de la misma. Izquierda Unida considera inadmisibles este modelo”.

“Además -apostilla el dirigente federal de IU-, los datos sectoriales muestran también desde hace meses que la política económica del Gobierno de Rajoy tiende a reproducir el modelo productivo perverso que nos ha traído a esta situación: hostelería de poco valor añadido y, de nuevo, la construcción. Salarios bajos, endeudamiento, retroceso social, dependencia tecnológica, contaminación y corrupción son otros de los elementos de ese modelo”.

José Antonio García Rubio señala que “mientras las grandes empresas y la Banca disfrutan de un aumento sostenido de sus beneficios desde que gobierna el PP, no existe una creación real de empleo porque el número de horas trabajadas se mantiene estable. El trabajo que hay se reparte y, además, se hace de forma precaria. Los datos de abril señalan una nueva caída del empleo indefinido a tiempo completo, que apenas supera el 5% del total de la contratación”.

El responsable económico federal de IU avisa también de que “la desigualdad social sigue creciendo. Lo vemos en el descenso de un 18% del gasto en protección del desempleo y en la caída de la cobertura de esta protección que ya alcanza sólo al 55,35% de los trabajadores sin trabajo. Casi dos millones de personas se encuentran sin ningún tipo de prestación, con las graves consecuencias personales y sociales que esto acarrea”.