Izquierda Unida recurre ante la Audiencia Nacional la orden de Industria que reduce un tercio la capacidad de la corporación RTVE para explotar el múltiple digital RGE2

Esta formación coincide con CC.OO en valorar que con esta medida la radiotelevisión pública “pierde la libertad de gestión de este múltiple como servicio público esencial, pues deberá pactarla con el resto de operadores que lo compartirán”

Izquierda Unida ha interpuesto un recurso contencioso-administrativo ante la sala correspondiente de la Audiencia Nacional frente a la orden IET/677/2015 de 16 de abril, del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, por la que se modifica la asignación inicial de la capacidad de múltiple digital de cobertura estatal RGE2 realizada a favor de la Corporación de Radio y Televisión Española (CRTVE). IU detalla en su recurso que “la citada disposición no resulta ajustada a derecho”.

Esta formación tomó esta decisión después de que el presidente de la Corporación, José Antonio Sánchez, renunciara a una tercera parte de ese segundo múltiple adjudicado a CRTVE, en una actuación unilateral y sin la preceptiva aprobación por parte del Consejo de Administración, como recoge la Ley 17/2006.

El recurso inicial fue presentado por Izquierda Unida el 18 de junio, mientras que el pasado 18 de septiembre se aportó un escrito y diversa documentación complementaria para subsanar varios defectos advertidos, a requerimiento de la propia Audiencia Nacional que lo notificó en una Diligencia de Ordenación con fecha 3 de septiembre.

La orden ministerial, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) con fecha 18 de abril, supone que CRTVE solo accederá al 50% de su capacidad, en lugar de al 75% que tenía asignado desde septiembre de 2014. Ahora este 25% será explotado por operadores privados con importantes perjuicios para CRTVE, que no podrá ampliar su actual oferta de canales.

Ante este hecho, el sindicato CC.OO también presentó, el pasado mes de mayo, un recurso de reposición ante el Ministerio de Industria, Energía y Turismo contra esa misma orden de este departamento.

Izquierda Unida coincide con CC.OO en valorar que con esta medida la corporación de la radiotelevisión pública “pierde la libertad de gestión de este múltiple (RGE2) como servicio público esencial, pues deberá pactarla con el resto de operadores que lo compartirán”. Todo ello “dificultará la mejora en la calidad de los contenidos emitidos e imposibilitará a CRTVE innovaciones tecnológicas en el ámbito de la TDT”.

“Los recursos para nuevas tecnologías disminuirán ya que no podrán incorporarse en los canales que llegan a los ciudadanos. CRTVE no podrá estar en la vanguardia tecnológica por no disponer del espacio radioeléctrico necesario”, valora esta formación, al tiempo que comparte la preocupación sindical sobre la “amenaza” que supone para los puestos de trabajo en la Corporación, así como la pérdida de espectadores.

A lo largo del proceso, el peso de la Radiotelevisión Pública Estatal se ha ido rebajando, al tiempo que se limitaba el acceso público universal exento del pago de cuotas, siempre en favor de los operadores privados. Del 50% de los canales asignados a CRTVE en 2005 se ha pasado, con esta reciente asignación, al 22% de la oferta disponible en TDT.

El Estado, mediante ley, atribuye a la Corporación CRTVE la gestión directa de los servicios públicos de radiodifusión y televisión estatales y el Mandato Marco recoge también “la promoción de la sociedad de la Información, mediante el desarrollo y exploración de nuevos servicios que enriquezcan y completen los contenidos, manteniendo una oferta generalista que deberá completarse con canales de emisión de programas culturales, documentales, musicales y experimentales y alternativos”.