Garzón se muestra "optimista" tras hablar con PSOE, PODEMOS y COMPROMÍS de que se dé "lo antes posible" la reunión 'a cuatro' que esta mañana planteó por carta a Sánchez, Iglesias y Baldoví

Al portavoz de Izquierda Unida-Unidad Popular en el Congreso le falta solo que los socialistas acepten una propuesta que “no ven como mala idea y que se van a pensar” después de haberla lanzado esta misma mañana “de forma flexible, sin condicionantes ni ‘líneas rojas’ y con la idea de hablar de todo, pero antes ineludiblemente de programa”

El portavoz de Izquierda Unida-Unidad Popular en el Congreso, Alberto Garzón, se ha mostrado “optimista” sobre que finalmente se pueda celebrar “lo antes posible” una reunión ‘a cuatro’ con PSOE, Podemos y Compromís para avanzar de forma clara en la conformación” de un gobierno alternativo al PP. “La sociedad no entendería -aseguró Garzón- ir a unas nuevas elecciones. Tenemos que sentarnos a hablar, dialogar y encontrar puntos de encuentro”.

El diputado de IU-UP realizó estas valoraciones durante una concurrida rueda de prensa en el Congreso tras una agitada mañana de trabajo. La había iniciado muy a primera hora remitiendo sendas cartas a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Joan Baldoví -en su calidad de interlocutores de sus respectivas fuerzas políticas- en las que les trasladó formalmente su propuesta de reunión enmarcada ‘dentro del proceso de diálogo en el que nos encontramos”.

Con posterioridad mantuvo una primera reunión individual por espacio de más de una hora en dependencias parlamentarias con Pablo Iglesias. De ésta, que valoró como “cordial y amable”, el parlamentario de IU destacó que el líder de Podemos le manifestó “su voluntad de participar en ese encuentro a cuatro”, lo que Iglesias reconocería también públicamente a los medios poco después.

Garzón desveló también que el valenciano Baldoví le había indicado ya también que era una “estupenda iniciativa”.

Alberto Garzón completó la mañana encabezando la comisión negociadora de IU-UP que se reunió también durante cerca de una hora con sus homólogos del PSOE. Sobre el mismo tema del encuentro multipartito, tema que marcó en buena medida la agenda política de la mañana, indicó que los socialistas le habían señalado “que no es una mala idea y se lo van a pensar. Nosotros vamos a esperar esa decisión final del PSOE”.

A preguntas de los periodistas, Garzón detalló que “hemos hecho nuestra propuesta de reunión ‘a cuatro’ sin condicionantes ni ‘líneas rojas’. Queremos hablar de todo, los que quieran hablar de cómo componer el gobierno que lo hagan, pero antes hay que hablar ineludiblemente de programa. Somos flexibles también de que la reunión sea entre equipos o solo entre representantes de ellos”.

En su larga explicación ante los medios sobre este tema, el diputado y dirigente de Izquierda Unida valoró que “creemos que hay que estar a la altura de los tiempos que corren y del momento político actual, que es muy diferente de los vividos hasta ahora. Han pasado ya 60 días desde la elecciones, por lo que queremos esta reunión lo antes posible” y apostilló sus razones con un escueto “hay que salir de esta situación. Ya vale de mareos”.

Garzón respondió también que aunque el PSOE mantenga sus contactos con Ciudadanos “nosotros vamos a seguir hablando con todo el mundo que esté de acuerdo con formar un gobierno progresista y que responda a la situación de emergencia social que vive la ciudadanía”. No obstante, pese a insistir en que “no vamos a interrumpir la negociación” con el resto de fuerzas progresistas, reconoció que “nos sentimos incómodos con la negociación de los socialistas con Ciudadanos por sus políticas regresivas”.

Ante la insistencia de los periodistas sobre este particular, el portavoz parlamentario de IU-UP indicó que “no conocemos (por el contenido exacto) las conversaciones que mantiene el PSOE con Ciudadanos. Solo hablamos con el PSOE de programa, programa, programa, por eso nos resulta más razonable y coherente que se inclinen por una propuesta de progreso y de izquierdas”.

Y sin eludir la ironía apostilló que “pero siempre hemos estado incómodos con Ciudadanos, desde que estaban en Cataluña, pero eso tiene una sencilla razón programática”.  Siguió con ese mismo tono cuando le preguntaron sobre hacia dónde cree que se inclinaría finalmente el PSOE, si hacia la derecha o la izquierda: “Eso es una pregunta para el PSOE; yo soy economista y no psicoanalista”.