Izquierda Unida muestra su "indignación, impotencia y verguenza" por el asesinato de Bertha Cáceres "incansable luchadora por los Derechos Humanos"

El dirigente federal de IU Enrique Santiago exige en nombre de la organización a las autoridades de Honduras una “investigación exhaustiva e inmediata para clarificar el asesinato”, además del “cumplimiento de las leyes de este país y de las medidas internacionales para proteger a las personas defensoras de los derechos humanos”

zquierda Unida muestra su “indignación, impotencia, vergüenza y perplejidad” por el asesinato de Bertha Cáceres, “incansable luchadora por los Derechos Humanos”. Esta organización ha mantenido con ella buenas relaciones desde hace años y siempre la consideró como una “de las más firmes defensoras de los pueblos indígenas, de los derechos de las mujeres y del medio ambiente, todo ello desarrollado en las condiciones de activismo y compromiso más difíciles y peligrosas a las que se puedan enfrentar las personas de su entereza en este mundo”, tal y como señala Enrique Santiago, uno de los dirigentes de IU encargado de coordinar la actuación de la Secretaría de Política Internacional de esta organización.

Santiago valora que “asesinar a Bertha no es un mensaje cualquiera”. Explica que “en el país con mayor número de homicidios del mundo, Bertha Cáceres ha sido asesinada por defender el territorio del pueblo lenca de Honduras y a los movimientos campesinos, por denunciar alto y claro el asesinato de compañeros y compañeras de lucha, por no doblegarse ante las multinacionales, ante la corrupción y la impunidad”.

Ante las circunstancias en que se ha producido este asesinato, que van más allá de la versión oficial de que Bertha Cáceres haya podido ser víctima de una acción motivada por un robo común, desde Izquierda Unida-Unidad Popular se exige a todas las autoridades competentes:

-         Una investigación exhaustiva e inmediata para clarificar el asesinato que lleve a las personas culpables a ser juzgadas y condenadas.

-         El cumplimiento de las leyes existentes en Honduras para proteger a las personas defensoras de los derechos humanos. La existencia de la Ley para proteger a los defensores y defensoras de derechos humanos, periodistas y operadores de justicia, no es suficiente sin voluntad política y sin dotar de los recursos necesarios para su implementación.  

-         Que el Gobierno hondureño proporcione las medidas de seguridad necesarias para el cumplimiento de las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos a cientos de defensoras y defensores de derechos humanos hondureños.

Enrique Santiago lamenta que a Bertha Cáceres -una de las fundadoras en 1993 del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH)- “no le hayan servido para nada, lamentablemente, las medidas cautelares de esa Comisión Interamericana de Derechos Humanos con las que contaba”.

El dirigente federal de IU destaca en nombre de toda la organización la “tristeza que nos embarga por este trágico asesinato de una mujer que tuvo como única arma su voz y la valentía para gritarla bien alta, que sufrió la criminalización de la protesta social y un montaje judicial para intentar callarla, sin éxito, lo que sí han buscado ahora los criminales que han puesto fin a su vida”.

Reconocimientos y premios, como el Premio Goldman del Medio Ambiente, han sido una oportunidad para Bertha Cáceres para llevar su lucha ante un mundo que rara vez mira a Honduras.

“Desde Izquierda Unida nos sumamos a todas las voces que exigen justicia ante este asesinato y nos solidarizamos con todas las personas defensoras de los derechos humanos que en Honduras y en la región centroamericana siguen luchando cotidianamente, ya sea de manera pública o anónima, por un mundo más justo”, señala Enrique Santiago.