Izquierda Unida responsabiliza a la Unión Europea de condenar a los refugiados a "vivir en un agujero negro" como Turquía

La portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, responsabiliza a los dirigentes de la Unión Europea (UE) de condenar a las personas refugiadas a “vivir en un agujero negro”, después de que la cumbre de ayer en Bruselas se cerrara con el acuerdo de que todas las personas extranjeras llegadas a Grecia sean enviadas a Turquía y que sólo aquellas que tengan nacionalidad siria puedan optar al asilo.

“Los jefes de Estado y Gobierno de la UE han decidido institucionalizar las devoluciones en caliente y, tras haber propiciado que fracasara el plan de reubicación, ahora se desprenden del problema mandando a decenas de miles de personas a un agujero negro como Turquía, donde el respeto por los derechos humanos brilla por su ausencia”, denuncia Albiol.

Para la eurodiputada de IU “la legalidad de este acuerdo está en cuestión”, puesto que “al devolver a Turquía a las personas refugiadas y migrantes que alcancen territorio de Grecia se les priva de la posibilidad de pedir asilo en la UE, lo que va en contra de la Convención de Ginebra”.

“Y no sólo por esto -añade-, sino que el hecho de que sólo lo/as sirio/as puedan optar a ello, es una discriminación por nacionalidad que tampoco se contempla en esa Convención”.

Albiol acusa a la UE de “haber jugado todo el tiempo a criminalizar a los refugiados y refugiadas” y de “tomar prestado el discurso de la extrema derecha”. Primero, “tratando de diferenciar entre migrantes económicos y personas que huyen de la guerra”; después, “intentando extender la idea de que existe una relación directa entre refugiados y refugiadas y delincuencia”, y, por último, “diferenciando entre personas refugiadas de primera y de segunda”.

“Este talante racista, xenófobo e insolidario se refleja claramente en el acuerdo firmado con Turquía, que no es otra cosa que el reflejo de un fracaso. Mientras, las autoridades turcas consiguen todos sus objetivos”, valora.

Marina Albiol detalla que Turquía “logra más dinero, cuando hasta ahora la UE estaba estrangulando a Grecia y acusándola de no hacer nada; consigue que los mandatarios europeos, con tal de quitarse a los refugiados de en medio, hagan la vista gorda ante la masacre diaria del pueblo kurdo; consigue que se pase por alto el ataque a la libertad de Prensa, tras tomar al asalto el diario ‘Zaman’; consigue, en definitiva, el acuerdo que quería Erdogan, sin que la Unión Europea se haya preocupado un solo segundo por los derechos humanos”.