Reforzar la lucha por una salida de la crisis con trabajo digno y derechos laborales y sociales

En este 1º de Mayo nos enfrentamos al intento de la derecha política y social de consolidar una salida regresiva de la crisis, que acentúe aún más la explotación, y a la amenaza de un nuevo empeoramiento de la situación económica, que empeore las condiciones de vida de los trabajadores.

La crisis golpea también a los trabajadores en todo el mundo y la guerra genera cientos de miles de refugiados que encuentran el rechazo de los gobiernos europeos. Hay que retirar el Acuerdo entre la Unión Europea y Turquía sobre refugiados, contrario a los derechos fundamentales de las personas.

En España crece la desigualdad, cuyo origen está en el incremento de la explotación. Defendemos las reivindicaciones de las luchas obreras, que vuelven a crecer y se centran en recuperar el empleo digno y estable, los derechos laborales y sociales, y revertir la política de recortes en Educación, Sanidad, sobre las pensiones, la ayuda a la dependencia y la protección de los parados. Hoy, más que nunca, es preciso recuperar un sector público capaz de utilizar su política y sus recursos en favor de una salida de la crisis que favorezca a la mayoría.

Consideramos necesarias políticas concretas de creación de empleo digno y con derechos, el aumento de los salarios, muy especialmente el salario mínimo, y de las pensiones. Es preciso aumentar la inversión pública y comenzar a trabajar por medidas eficaces para el cambio de modelo productivo, porque el actual es la causa de que la crisis sea mucho más grave y profunda en España que en otros países de nuestro entorno.

En este marco, exigimos una reforma fiscal justa, que parta del principio de suficiencia de recursos y progresividad. Una política que se plantee medidas serias para luchar contra el fraude fiscal, la elusión fiscal y la economía sumergida. Una política que estaría en condiciones de resolver los problemas del déficit y la financiación de las políticas de empleo y desarrollo sostenible.

Izquierda Unida lucha para que la creación de empleo digno sea el eje fundamental de la política económica. Con ese objetivo propone un paquete de medidas coherentes, con costes evaluados y posibles. Hay que poner en pie un nuevo sistema de relaciones laborales en nuestro país, que parta de la derogación de las reformas laborales, el fortalecimiento de la negociación colectiva y la recuperación de los avances del derecho al trabajo en el reequilibrio de la fuerza de las partes en la empresa. La garantía del derecho de huelga es imprescindible. Reclamamos que se derogue el artículo 315.3 del Código Penal, que criminaliza el derecho de huelga y la retirada de la Ley de Seguridad Ciudadana (conocida como ‘ley mordaza’) que persigue la protesta social.

La igualdad de hombres y mujeres en las condiciones salariales y laborales es un objetivo clave para Izquierda Unida. Hoy, las mujeres sólo perciben, en término medio, el 77% del salario de los hombres, y su acceso a la formación y a la promoción está claramente discriminado.

En este 1º de Mayo hay que denunciar también la influencia que, para las condiciones de vida de los trabajadores españoles y europeos, tendrá la firma del Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos (TTIP), que reducirá los derechos de los trabajadores y las posibilidades comerciales de las pequeñas empresas y los autónomos en favor de las grandes corporaciones.

Izquierda Unida llama a los trabajadores y trabajadoras a participar en todas las movilizaciones convocadas en este 1º de Mayo por los sindicatos de clase.

Llamamos, así mismo, a incrementar la solidaridad internacional con quienes están sufriendo las consecuencias de las guerras potenciadas por el terrorismo y los intereses del capital internacional.

¡Vivan las luchas de los trabajadores!

¡Viva el 1º de Mayo!