Garzón toma la palabra a Linde y espera que “venga al Congreso y aclare el papel del Banco de España en la crisis financiera en la Comisión de Investigación que hemos planteado”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de IU recuerda que “con el cambio de gobernador y la llegada de Linde en 2012 no hubo mejoras y cuestiones como el rescate de las cajas de ahorros y la bancarización de la economía han supuesto un saqueo premeditado de todo el sistema financiero, favorecido desde el Banco de España”

Izquierda Unida ha impulsado en el Grupo Confederal de Unidos Podemos la iniciativa que registró el pasado 11 de enero en el Congreso para crear una ‘Comisión de Investigación sobre las posibles responsabilidades derivadas de la actuación y gestión de las entidades financieras durante la crisis’, pendiente de fecha para su debate concreto en el Pleno, algo que se piensa acelerar en las próximas fechas

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida, Alberto Garzón, toma la palabra al Banco de España y espera que su gobernador, Luis María Linde, “acuda al Congreso y dé todas las explicaciones que le solicitemos en la comisión de investigación que tenemos planteada para aclarar de una vez el papel jugado por esta institución en la grave crisis económica y financiera que este país arrastra desde hace años”.

Garzón responde así a las declaraciones expresadas hoy por Linde a través del artículo publicado en un medio de comunicación de ámbito nacional donde valora que ha llegado “el momento de ofrecer una visión de conjunto de cuál fue la actuación del Banco de España durante el periodo 2008-2012’.    

Para el máximo responsable de IU y también coportavoz del Grupo Confederal de Unidos Podemos, el Banco de España ha sido “corresponsable” de todos los acontecimientos que desembocaron en la crisis económica y en el agravamiento de la crisis financiera por las respuestas ofrecidas a través de su papel de supervisor.

“Recordamos -expone- que esta institución se pasó los años de la ‘burbuja inmobiliaria’ recomendando reformas laborales, recortes en los salarios y toda una serie de cuestiones que no eran de su incumbencia. Sin embargo, dejó pasar el crecimiento de esta ‘burbuja’ y el estallido del sistema financiero, que es de lo que realmente tendría que haberse ocupado”.

Es por éste y otros motivos por los que Izquierda Unida ha impulsado dentro del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea la iniciativa registrada el pasado 11 de enero en el Congreso para crear una ‘Comisión de Investigación sobre las posibles responsabilidades derivadas de la actuación y gestión de las entidades financieras durante la crisis’.

Esta iniciativa está pendiente de fecha para su debate concreto en el Pleno, algo que IU piensa acelerar en las próximas fechas para que se puedan pronunciar sobre ella todos los grupos parlamentarios, todo ello contando con que no tendrá ningún tipo de bloqueo por parte de PP o del PSOE. 

La petición para crear esta comisión de investigación la firman el propio Alberto Garzón, junto al también portavoz adjunto del grupo Xavier Doménech y lo/as diputado/as Josep Vendrell, Alberto Montero y Yolanda Díaz.  

La iniciativa toma como base la que ya presentó Izquierda Unida-Izquierda Plural en la X Legislatura (2011-2015), concretamente en 2012, y que no pudo prosperar al sufrir el veto propiciado por la mayoría absoluta de la que entonces gozaba el PP.

En el texto actual se recuerda el demoledor contenido del reciente Informe de Fiscalización del proceso de reestructuración bancaria, ejercicios 2009 a 2015, realizado por el Tribunal de Cuentas que cuantifica el importe del dinero público comprometido en la reestructuración como consecuencia de las actuaciones realizadas entre 2009 y 2015, en 122.122 millones de euros.

Se incide también en el papel del “Banco de España como institución supervisora del sistema bancario”, así como en que las “actuaciones fiscalizadoras han recaído sobre el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), entidad creada en 2009 para gestionar los procesos de reestructuración y resolución de las entidades de crédito; los tres Fondos de Garantía de Depósitos existentes a la creación del FROB y, desde octubre de 2011, al resultar disueltos, el nuevo Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito (FGDEC), que realizaron actuaciones de garantía de los depósitos y de reforzamiento de la solvencia y del funcionamiento de dichas entidades”.

Alberto Garzón recuerda que en medio de la grave crisis desatada “y haciendo oídos sordos a las advertencias de los inspectores del Banco de España, que sí alertaron de los riesgos que se estaban generando, la dirección de la entidad no hizo nada”.

Para el máximo responsable de IU “con el cambio de gobernador y la llegada de Luis María Linde, en junio de 2012, no hubo mejoras. Cuestiones como el rescate de las cajas de ahorros y la bancarización de la economía han supuesto en última instancia un saqueo premeditado de todo el sistema financiero, favorecido eso sí desde el Banco de España”.

Para Garzón, por lo tanto, “esta gestión ha de incluirse como un elemento central y eje de la comisión de investigación que ahora debe crearse”. Tras recordar que la anterior investigación planteada por Izquierda Unida y vetada en 2012 coincidió con el año de la llegada de Linde al Banco de España, señala que “esperemos que ahora, con la nueva aritmética parlamentaria, se pueda constituir por fin”.

Considera, además, que los gobernadores de esta institución -los pasados y el actual- no son los únicos con responsabilidad directa. “En algunos países como Estados Unidos -detalla- , sí que se pusieron en marcha comisiones de investigación y tuvieron que pasar por ellas no sólo altos cargos de instituciones públicas, sino también privadas”. Con el objetivo de investigar y analizar el papel y la responsabilidad de cada uno, “se logró un resultado muy interesante que arrojó luz sobre lo ocurrido”, apostilla. 

Alberto Garzón muestra su confianza para que “ojalá en nuestro país lleguemos a algo parecido. Sólo hace falta voluntad política”. No obstante, se muestra “escéptico” en cuanto a la voluntad política de PP y PSOE, “dado que tienen una implicación muy importante en la responsabilidad de la crisis”.