El Gobierno se lava las manos frente a las advertencias de IU por la anterior campaña homófoba de Hazteoir.org similar a la actual con un autobús transfóbico contra los menores

Responde por escrito a la diputada Eva García Sempere sobre el reparto de la asociación ultracatólica de folletos homófonos a las puertas de miles de colegios en todo el Estado que ‘no corresponde al Gobierno, a través del MECD, iniciar ningún tipo de actuación ni de inspección o denuncia, dado que cualquier decisión al respecto entra dentro de la competencia exclusiva de las autoridades de las correspondientes Administraciones educativas’

El Gobierno de Mariano Rajoy se lava las manos a la hora de tomar cualquier tipo de decisión en relación a la anterior campaña homófoba de la asociación ultracatólica Hazteoir.org, desarrollada a las puertas de miles de colegios a finales del año pasado, y que supuso el antecedente de la que está en macha a día de hoy, con un autobús que porta en su exterior mensajes contra los menores transexuales.

Esta inhibición se la traslada directamente el Ejecutivo del PP a la diputada de Izquierda Unida Eva García Sempere a través de una respuesta parlamentaria entregada por los servicios de la Cámara Baja ayer mismo, en plena polémica pública con esta asociación, cuando la pregunta de la parlamentaria estaba pendiente de contestación desde el pasado 2 de diciembre.

Los responsables de Moncloa alegan razones de competencia para justificar su inacción. Así, la respuesta gubernamental señala que ‘cualquier distribución de documentos en los centros educativos de una Comunidad Autónoma es competencia de su correspondiente Administración educativa, y las acciones oportunas derivadas de esa distribución, también’.

García Sempere planteó al Gobierno en su iniciativa parlamentaria, entre otras cuestiones, “¿qué piensa hacer ante una campaña en centros escolares contraria al respeto a la diversidad sexual?” o, al menos, si “¿conoce la campaña de contenido homófobo que la organización Hazteoir.org ha emprendido en colegios públicos y privados de toda España?” y si “¿tiene datos de cómo se ha distribuido esta campaña por el territorio nacional y en qué centros escolares?”

El Ejecutivo ‘popular’ zanja estas custiones señalando, tajante, que ‘al Gobierno no le consta la realización de la campaña de referencia dentro del ámbito de su competencia (Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla)’

Desarrolla su pretexto del ámbito competencial y alega, además, que ‘no corresponde, por tanto, al Gobierno, a través del MECD, iniciar ningún tipo de actuación ni de inspección o denuncia, dado que cualquier decisión al respecto entra dentro de la competencia exclusiva de las autoridades de las correspondientes Administraciones educativas’.

Eva García Semere había detallado profusamente al Gobierno en su iniciativa buscando explicaciones claras que la propia asociación ultraconservadora había informado que “se han repartido folletos en unos 16.500 colegios, públicos y privados, de toda España y que se han impreso 100.000 ejemplares. Todo para, según esta organización, una supuesta defensa de la familia tradicional heteroparental”.

La diputada de IU por Málaga abundaba en sus explicaciones al detallar que “el contenido de esos folletos atenta contra la dignidad del colectivo de lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI). Así lo ha denunciado (entre otras muchas) la Federación Andaluza Arco Iris, que considera constitutiva de delito esta campaña y, por eso, la ha puesto en conocimiento de la Fiscalía de Delitos de Odio”.

“La introducción de estos folletos -explica García Sempere- afirma que ‘una proliferación de leyes, aprobadas en el ámbito de las Comunidades Autónomas, buscan imponer en la sociedad la ideología de género con el pretexto de la no discriminación y de garantizar los derechos de las personas homosexuales’. Para añadir a continuación que dichas normativas priman ‘la conversión de individuos en homosexuales, relegando a los heterosexuales a ciudadanos de segunda categoría’”. Como se puede apreciar, estos argumentos son muy similares a los que ha vuelto a utilizar ahora Hazteoir.org en su nueva campaña con el autobús transfóbico.

Frente a todo ello, la respuesta parlamentaria del Gobierno expone que ‘en relación con la pregunta de referencia, se indica que la asociación ‘Hazte Oir’ es una entidad privada, sin relación alguna con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD)’

En el resto de su respuesta, el Gobierno del PP desarrolla, aquí sí con gran amplitud, la línea de actuación general puesta en marcha por el Ministerio de Educación ‘dentro del borrador del Plan de Convivencia Escolar, en colaboración con las Comunidades Autónomas (CC.AA) y las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, dirigida a prevenir y educar contra las conductas homófobas’.