García Sempere saca adelante en el Congreso una iniciativa para eliminar miles de kilómetros de tuberías de amianto aún en uso por su efecto “altamente cancerígeno”

La iniciativa defendida por la diputada de IU, a la que sólo se opuso el PP, insta también al Gobierno a realizar una “auditoría sobre la cantidad y situación de las tuberías de fibrocemento existentes en las conducciones y redes de agua potable del conjunto de España”, que se calcula que superan los 40.000 kilómetros

La diputada andaluza de Izquierda Unida Eva García Sempere ha conseguido sacar adelante en el Congreso la iniciativa elaborada por esta formación, cuyo contenido fue presentado públicamente el pasado mes de enero en Sevilla, por la que se aprueba la elaboración y puesta en marcha de un Plan de Eliminación de las Conducciones de Agua Potable de Fibrocemento, más conocidas popularmente como tuberías de amianto. De esta forma, en los próximos años las distintas administraciones deberán sustituir millones de toneladas de conducciones aún en uso con este material, distribuidas en más de 40.000 kilómetros de tuberías, según diversos cálculos.

La proposición no de ley que defendió García Sempere en nombre del Grupo Parlamentario Confederal de Unidos Podemos fue debatida y votada a última hora de la tarde de ayer en la Comisión de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de la Cámara Baja, y contó con el respaldo de todas las formaciones salvo el PP. En concreto la iniciativa insta al Gobierno a, en primer lugar, “llevar a cabo una auditoría sobre la cantidad y situación de las tuberías de fibrocemento existentes en las conducciones y redes de agua potable del conjunto de España”. 

A partir de ahí, se procederá a “elaborar y aprobar un Plan de Eliminación de las Conducciones de Agua Potable de Fibrocemento, estableciendo un horizonte temporal a partir del cual estará totalmente prohibida la existencia de este tipo de redes perjudiciales para la salud”. Para facilitar el respaldo del resto de grupos, Izquierda Unida dejó abierto el plazo para ejecutarlo, aunque ya ha valorado públicamente que no debería superar los cinco años, según la información técnica manejada.

García Sempere destacó en su exposición el carácter “altamente cancerígeno” del fibrocemento -compuesto por amianto y cemento- y cómo la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer, entre otras instituciones “ya dijo que no hay nivel de exposición seguro. Las últimas investigaciones lo relacionan con el mesotelioma, los cánceres de pulmón, colorrectal, gastrointestinal, de garganta, riñón, esófago, vesícula biliar, y queda muy claro que el riesgo es tanto por inhalación como ingestión”.

En su documentada intervención, la parlamentaria de IU apuntó también que según la encuesta nacional sobre suministro de agua potable y saneamiento que realizan las asociaciones gestoras en todo el Estado español “se estima que aún quedan cerca de 40.000 kilómetros de redes de abastecimiento, especialmente en los núcleos urbanos más pequeños”.

Apostilló que pese a que nuestro país “hizo los deberes pronto con la aprobación en 2001 de la prohibición del uso, comercialización y distribución del amianto y derivados, vamos tarde para abordar los resultados de años de uso masivo”

Eva García Sempere aceptó la inclusión de una enmienda de adición que contempla que esta medida abarque también a las redes de regadío, además de que se articulen mecanismos de financiación para que los costes que contempla la sustitución de estas tuberías no recaiga sólo en una única administración, sobre todo los ayuntamientos más pequeños y con menos recursos.