García Rubio señala que el paro en marzo “cuestiona las expectativas creadas por el Gobierno en su presentación de los Presupuestos Generales del Estado”

El responsable federal de Empleo y Relaciones Laborales de Izquierda Unida recuerda que “los tres primeros meses de 2017 arrojan un magro balance global que apenas supera los 600 puestos de trabajo más” y destaca que “sólo el 10,3% de los contratos firmados son indefinidos y, de ellos, apenas la mitad lo son a tiempo completo”

El responsable federal de Empleo y Relaciones Laborales de Izquierda Unida, José Antonio García Rubio, advierte de que las cifras de paro registrado en el mes de marzo dadas a conocer hoy por los servicios públicos de empleo “cuestionan las expectativas creadas por el Gobierno del PP de una lucha realmente efectiva contra el desempleo al presentar hoy los Presupuestos Generales del Estado. Estamos ante un descenso del paro mucho más moderado que su equivalente del año pasado, pese al triunfalismo que practica el equipo económico de Mariano Rajoy”. 

García Rubio recuerda que “marzo es un mes tradicionalmente favorable para el empleo y, sin embargo, el descenso producido el mes pasado es inferior al de los dos últimos años”.

“Por otra parte -añade el dirigente federal de IU-, los tres primeros meses de 2017 arrojan un magro balance global que apenas supera los 600 puestos de trabajo más. Esto convierte en ilusorias y lejanas las promesas del Gobierno de crear 500.000 nuevos empleos a lo largo de este año”.

José Antonio García Rubio subraya también que “sólo el 10,3% de los contratos firmados son indefinidos y, de ellos, apenas la mitad lo son a tiempo completo. Aunque desde el Ejecutivo del PP se pretenda hacer creer lo contrario, el caso es que la precariedad sigue siendo la señal de identidad de la inmensa mayoría de los contratos de trabajo que se firman, como consecuencia de la reforma laboral impuesta por el PP hace ya más de cinco años”.

Para el responsable de Empleo y Relaciones Laborales de Izquierda Unida, “el empecinamiento de este Gobierno por mantener su reforma laboral está provocando una grave erosión del mercado de trabajo, con empleos de bajísima calidad y con cada vez menos derechos. Además, los salarios congelados o cada vez más reducidos contribuyen a aumentar la desigualdad e impiden mejorar como debiera la cifra global de las cotizaciones a la Seguridad Social, a pesar de la propaganda lanzada desde el Ministerio de Empleo por el aumento en el número de cotizantes”.

Además, el dirigente federal de IU constata que “el gasto total en prestaciones por desempleo fue de 1.566 millones de euros el pasado mes de febrero (los datos de prestaciones siempre van con un mes de retraso frente a los del paro), es decir, un 7,5% menos que en igual mes de 2016. Este hecho contrasta con que la cobertura total del sistema de protección sólo alcanzó al 55,5% de las personas sin trabajo, es decir, 1 punto menos de quienes pudieron disfrutar de esta atención un mes antes”.