Comunicado de IU sobre la huelga de hambre de prisioneros/as palestinos/as

IU traslada su total apoyo a los prisioneros y prisioneras palestinas en huelga de hambre desde el 17 de abril en protesta por la vulneración de sus derechos por el régimen de Israel

En las cárceles israelíes hay unos 6.500 palestinos, de los que 32 son mujeres y 300 son menores de edad. Además hay unos 500 ‘detenidos administrativos’, personas detenidas a pesar de no haber sido juzgadas, muchos de los cuales no saben de qué se les acusa.

El número de prisioneros y prisioneras en huelga de hambre supera ya los 1.500 y sigue creciendo. Sus demandas son: 

- Reanudar las visitas del Comité Internacional de la Cruz Roja. 

- Acabar con las negligencias médicas israelíes que condenan a los presos a sufrir enfermedades crónicas o a la muerte. 

- Cerrar el llamado "hospital" penitenciario de Ramla, que desatiende a los presos enfermos.

- Permitir el tratamiento por médicos especialistas ajenos al sistema penitenciario. 

- Gratuidad de los tratamientos. 

- Permitir las visitas de hijos, nietos y familiares de segundo grado, de presos y presas. 

- Aumentar la frecuencia de las visitas a dos semanas. 

- Instalar un teléfono público para la comunicación con las familias en el centro penitenciario.

Estas reivindicaciones están recogidas en el derecho humanitario internacional para personas privadas de libertad. La huelga del hambre es la forma más pacífica de resistencia disponible. Inculca dolor únicamente a quienes participan ya sus seres queridos, con la esperanza de que sus estómagos vacíos y su sacrificio ayuden a que el mensaje resuene más allá de los confines de sus oscuras celdas.

Hay que señalar que la legislación israelí sólo garantiza un escaso plato de comida y media hora de patio al día. A partir de ahí, todos los derechos actuales de las presas y presos palestinos se han conseguido mediante huelgas de hambre en las últimas décadas, nunca fueron concesiones gratuitas del Estado de Israel.

Israel, la potencia ocupante, ha violado el derecho internacional de manera múltiple durante casi 70 años, y sin embargo ha recibido la impunidad de sus acciones. Ha cometido violaciones graves de los Convenios de Ginebra contra el pueblo palestino. Los presos, incluidos hombres, mujeres y niños, no son la excepción.

Los prisioneros y detenidos palestinos han sufrido tortura, tratos inhumanos y degradantes y negligencia médica. Algunos han sido asesinados mientras estaban detenidos. Según el último recuento del Club de Prisioneros Palestinos, alrededor de 200 prisioneros palestinos han muerto desde 1967 debido a tales acciones. Los prisioneros palestinos y sus familias también siguen siendo el blanco principal de la política de Israel de imponer castigos colectivos.

Por todo ello desde Izquierda Unida nos sumamos a las reivindicaciones del colectivo de presos y presas palestinas y exigimos que sean inmediatamente aceptadas por las autoridades. De lo contrario, las autoridades del Estado español y la Unión Europea deberán tomar las medidas oportunas y cesar sus relaciones con un Estado ocupante que viola sistemáticamente los derechos humanos.