Garzón enfrenta la “potente e interesante” alternativa de Unidos Podemos a los Presupuestos Generales para 2017 a la “oportunidad perdida” de las cuentas del Gobierno

El portavoz parlamentario de Hacienda y portavoz adjunto del Grupo Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea denuncia durante la presentación pública en el Congreso de este trabajo que con las cuentas públicas que quiere sacar adelante el PP “queda indemne una minoría de la población enriquecida, la misma que podría contribuir más, mientras a la mayoría social se la aboca al paro y la precariedad”

El portavoz parlamentario de Hacienda y portavoz adjunto del Grupo Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea en el Congreso, Alberto Garzón, ha enfrentado hoy la que ha calificado como “potente e interesante” propuesta alternativa a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2017 elaborada por este grupo a la “oportunidad perdida” que supone el proyecto de ley del Gobierno de Mariano Rajoy que la semana próxima se debatirá en el Congreso.

Garzón participó a última hora de esta mañana en la rueda de prensa celebrada en la Cámara Baja para presentar públicamente el contenido de esta completa iniciativa económica de Unidos Podemos. Lo ha hecho junto al presidente y la portavoz del grupo parlamentario, Pablo Iglesias e Irene Montero, respectivamente, así como el responsable económico de Podemos, Nacho Álvarez, que también han intervenido, además de otro/as diputados/as pertenecientes a las distintas confluencias territoriales del grupo.

En sus explicaciones, Garzón detalló algunas de las “líneas fundamentales” contenidas en este trabajo, elaborado durante semanas con la participación conjunta de todas las sensibilidades que componen el grupo confederal. Detalló que servirá de base para la enmienda a la totalidad de devolución a los PGE que se registrará en los próximos días y que supondrá una “alternativa rigurosa y, sobre todo, desde el punto de vista social, efectiva para mejorar la economía de nuestro país”.

El también coordinador federal de IU se centró, como portavoz de Hacienda, en el aspecto fiscal de las cuentas que quiere sacar adelante el Gobierno del PP. Así, denunció la “oportunidad perdida” por el equipo económico de Rajoy para “hacer una reforma fiscal” que mejore sustancialmente la situación económica del país. Comentó que “el mix entre impuestos directos e indirectos sigue empeorando y agrava la situación de injusticia fiscal” que nos atenaza.

“Es decir -explicó-, cada vez vamos a una estructura más desigualitaria, más injusta, en la que el peso de los impuestos recae sobre los indirectos, esos que pagan exactamente igual los ricos y la élite de nuestro país que cualquier persona de la clase trabajadora, de las clases populares”.

Alertó de que este camino sólo sirve para “consolidar los recortes y las políticas neoliberales aplicadas por el PP los últimos años”, por lo que consideró que es necesario “denunciar la ideología que subyace detrás de todo ello”, ya que el Ejecutivo del PP opta por “consolidar los recortes que agravan los problemas”.

Entre las consecuencias concretas que tendrán estos PGE si salen aprobados está “que se agudizará la brecha social, algo que se ve en los datos de pobreza” que ya se manejan. Recordó que “cerca de cuatro millones de personas en nuestro país ingresan menos de 300 euros al mes. Además de que no hay ningún atisbo de que se busque reducir esto, lo que ocurre es habrá un perdida de poder adquisitivo para sectores importantes de la población, como los jubilados/as y los/as empleados/s públicos”.

Las cuentas públicas que en unos días defenderá el ministro Cristóbal Montoro en sede parlamentaria suponen también un “empeoramiento de la calidad de los servicios públicos, como la sanidad, la educación o la dependencia”, mientras “aumentan sustancialmente otras partidas”, entre las que puso como ejemplo los 32.000 euros que se dedicarán al pago de la enorme deuda pública, “es decir, una cantidad que es el doble de lo que se dedica a pagar las prestaciones por desempleo”, puso como ejemplo.

Alberto Garzón enunció que con este proyecto de PGE para el año en curso “queda indemne una minoría de la población enriquecida, la misma que podría contribuir más, mientras a la mayoría social se la aboca al paro y la precariedad”.

El máximo responsable de IU enumeró también en su lista de ‘oportunidades perdidas’ con estas cuentas la de “poder caminar hacia otro modelo productivo” en el que se tuviera más en cuenta la I+D, la ciencia o aquellas partidas con más futuro” para nuestra economía. 

Por el contrario, se sigue apostando por el “modelo fallido y fracaso de la ‘burbuja inmobilaria’, de una economía basada en el turismo y en las exportaciones de bajo valor añadido”.