Garzón explica que presentar una moción de censura contra Rajoy es una “obligación ética” y advierte de que la corrupción del PP ha llevado a una “situación de excepción”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida señala en una rueda de prensa en el Congreso que “haremos todo lo que esté en nuestra mano” para que salga adelante porque “este es un problema de país”

El coordinador federal y portavoz parlamentario de Izquierda Unida en el Congreso, Alberto Garzón, ha explicado esta mañana que esta formación “comparte el análisis” hecho por todos los partidos y confluencias que conforman el Grupo Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea para iniciar conversaciones con las formaciones políticas y representantes de asociaciones de la sociedad civil para presentar en la Cámara Baja una moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy. Garzón destacó que dar este paso es una “obligación ética” ante “la situación de excepción de Estado” a la que han llevado los casos de corrupción que a diario salpican al PP y por el papel que desarrollan los máximos representantes de algunas instituciones fundamentales, tanto políticas como judiciales, para taparlos.

El máximo responsable de IU expuso en nombre de esta formación su análisis ante este importante anuncio en una rueda de prensa en el Congreso en la que intervinieron también el presidente del grupo de Unidos Podemos-En Comú Podem- En Marea, Pablo Iglesias, así como el resto de portavoces/as de todas las confluencias.

“Este es un problema de país”, aseguró Garzón, que destacó también que “este país no aguanta más la corrupción del Partido Popular” porque con su continuo rosario de casos se ha convertido ya en una “amenaza para la democracia”.

Explicó que conseguir que salga adelante una respuesta a través de una moción de censura, como permite la legalidad vigente, impediría que el Ejecutivo de Rajoy siga degradando “la democracia y los servicios públicos”, por lo que reiteró que desde IU “haremos todo lo que esté en nuestra mano” para cambiar la actual situación política y económica.

Alberto Garzón expuso su opinión de que no sólo hay que conseguir el respaldo de otras formaciones políticas, sino también de los representantes de la sociedad civil para que esta actuación llegue a buen puerto. De ahí que, como adelantó, ya se haya puesto en contacto con los representantes, entre otros, de Ecologistas en Acción y de Attac para recabar su opinión al respecto, que consideró favorable. Indicó también que todas las federaciones de IU están también de acuerdo con dar todos los pasos necesarios.

El coordinador federal de Izquierda Unida había iniciado sus explicaciones aludiendo al proceso de respuesta a la corrupción que cambió el escenario político italiano en los años 90, conocido popularmente como ‘tangentópoli’ -tangente significa soborno en italiano-, y que se llevó por delante a buena parte de la clase política y los partidos de ese país.

Recordó la denodada lucha de algunos jueces y fiscales contra el aparato político italiano y cómo la corrupción se había instalado en un gran número de las instituciones con el respaldo de buena parte de los principales partidos. “Eso no puede repetirse por culpa del Partido Popular”, sentenció. 

Sobre el caso español, recordó cómo se ha llegado a desvelar que el fiscal jefe Anticorrupción está “maniobrando” para obstaculizar la denominada ‘Operación Lezo’ que investiga el desfalco del Canal de Isabel II y cómo, al tiempo, cada día se observa con más detalle que el PP “ha parasitado las instituciones”.