Garzón advierte de que la victoria de Macron “no garantiza la derrota del fascismo” sobre todo “si profundiza en las políticas que han servido de caldo de cultivo a la extrema derecha”

El coordinador federal de IU pone como ejemplo lo sucedido en España con los buenos resultados de Unidos Podemos y llama a la izquierda a “profundizar en ese camino” para no dar opción a que aquí se puedan repetir fenómenos políticos peligrosos para la democracia como en Francia, Austria, Holanda u otros Estados de la Unión Europea 

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha asegurado hoy en relación al triunfo de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas celebradas ayer domingo que “siempre creemos que es buena noticia que se detenga al fascismo, pero advertimos que los partidos de extrema derecha han crecido en Europa al calor de la desesperación de las clases populares frente a las consecuencias de las políticas neoliberales, uno de cuyos defensores ha sido Macron”.

En una rueda de prensa celebrada esta mañana en la sede federal de IU, Garzón apostilló que “esta victoria de Macron no garantiza la derrota definitiva del fascismo” ni en Francia ni en el resto de la Unión Europea, mucho más si, como tiene previsto, el nuevo presidente francés tiene intención de “profundizar en las mismas políticas que han servido de caldo de cultivo a este crecimiento de la extrema derecha”.

El máximo responsable de Izquierda Unida se mostró satisfecho de que en el Estado español haya sido la izquierda, a través de candidaturas como la de Unidos Podemos, la que “haya sabido canalizar ese descontento de la sociedad, frente al fascismo que ha crecido no sólo en Francia, sino en otros Estados como Austria, Holanda o Dinamarca”. De ahí que hiciera un llamamiento a las fuerzas de izquierda a “profundizar en ese camino” y no dar opción aquí a que se repitan fenómenos políticos peligrosos para la democracia como en otros países de la Unión Europea.

Alberto Garzón avisó con vehemencia de que “el riesgo del fascismo sigue ahí y puede ser mayor en los próximos años”, mucho más si “el neoliberalismo incide en ese riesgo y en esas causas que son las que derivan en más desigualdad, más miseria” y un empeoramiento en general de las condiciones de vida de la mayoría social.