IU denuncia la “política de condecoraciones del Gobierno” y exigirá explicaciones para “saber los motivos reales de la que ha entregado Dastis al canciller paraguayo Loizaga”

La responsable federal de Relaciones Internacionales y portavoz de IU en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, destaca que “rechazamos que se pueda conceder con tan poco acierto la Cruz de la Orden de Isabel La Católica a quien durante más de dos décadas fue un alto cargo de la dictadura criminal de Alfredo Stroessner”

La responsable federal de Relaciones Internacionales y portavoz de Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, denuncia la “política de condecoraciones que sigue el Gobierno del PP” y, más concretamente, el galardón entregado ayer a Eladio Loizaga, actual ministro de Asuntos Exteriores de Paraguay, por parte de su homólogo español, Alfredo Dastis, “al que IU pedirá explicaciones en el Congreso de los Diputados para conocer sus verdaderas motivaciones y acabar con esta práctica”.

“Rechazamos -señala Albiol- que se pueda conceder con tan poco acierto la Cruz de la Orden de Isabel La Católica a quien durante más de dos décadas fue un alto cargo de la dictadura criminal de Alfredo Stroessner”.

La dirigente federal de IU recuerda que el régimen de Stroessner se autodefinió como ‘campeón del anticomunismo’ y “practicó hasta sus últimas consecuencias la llamada ‘Doctrina de la Seguridad Nacional’, a partir de la cual cualquier persona que cuestionaba la labor del dictador era calificada de ‘comunista’ y reprimida de forma salvaje”.

Marina Albiol recuerda que “Izquierda Unida conoce de primera mano que organizaciones de víctimas y de derechos humanos de Paraguay denunciaron desde hace más de una década en los tribunales de este país a Loizaga y a otros altos cargos del Gobierno de Stroessner buscando justicia por los delitos cometidos. No obstante, en Paraguay sigue garantizado el modelo de impunidad para los represores, de tal forma que buena parte de sus dirigentes políticos actuales proceden en gran medida de la dictadura militar, incluyendo los actuales gobernantes del mismo Partido Colorado de Stroessner, eso sí reconvertido y con un lavado de cara”.

IU considera probado que el ahora galardonado por el Gobierno del PP Eladio Loizaga participó de forma destacada en reuniones para planificar la organización criminal clandestina ‘Liga Mundial Anticomunista’, de la que formaba parte destacada. Desde ella se impulsó con especial saña la persecución de dirigentes democráticos de izquierdas, a los que se aplicó la mencionada ‘Doctrina de la Seguridad Nacional’ y se les consideró enemigos a abatir por el simple hecho de ser opositores o críticos de la dictadura”.

Albiol lamenta que el ministro español Dastis “no esté al tanto, al parecer, de informaciones y datos conocidos en buena parte del continente americano, que incluye las persecuciones a religiosos comprometidos con los pobres paraguayos, a los que Loizaga acusaba de ser peligrosos marxistas”. 

La dirigente federal y eurodiputada de IU señala, así mismo, que el ahora canciller paraguayo “mantuvo importantes cargos en el Ministerio de Exteriores durante la dictadura de ese país, desde donde se impulsaron también políticas represivas en la ejecución del denominado ‘Plan Cóndor’”. Esta operación fue diseñada por las dictaduras de Chile, Bolivia, Argentina y Paraguay para perseguir, ejecutar y hacer desaparecer a miles de opositores políticos que se refugiaban en otros países. “En Paraguay las víctimas de la dictadura, según el informe de la Comisión Verdad y Justicia, hecho publico en 2008, fueron más de 107.000, cifra muy superior a las de la dictadura argentina o chilena”, apunta Albiol.

“Lamentablemente -denuncia- tanto Paraguay como España siguen ignorando a día de hoy sus responsabilidades internacionales en la investigación de las violaciones de derechos humanos cometidas durante las dictaduras de Franco y Stroessner. Por ello, no es de extrañar que si el Gobierno de Mariano Rajoy desoye los mandatos de la ONU respecto a la obligación de acabar con la impunidad de los crímenes de la dictadura franquista, le parezca normal premiar con uno de los más altos galardones de nuestro país a un alto cargo de la dictadura paraguaya reconvertido”.

Marina Albiol destaca que “desde Izquierda Unida plantearemos todas las medidas y actuaciones necesarias en el Congreso para acabar con estas prácticas que degradan la credibilidad y la dignidad de un galardón que se debe otorgar a personas de reconocido prestigio, ética y honorabilidad con el fin de impulsar las relaciones de fraternidad y convivencia del Estado español con otras naciones”.