IU denuncia la “sordera” de Educación con los estudiantes encerrados en dependencias del ministerio para exigir una Universidad pública, de calidad y mejoras en las tasas y las becas

El diputado de IU Miguel Ángel Bustamante, que se desplazó esta mañana para apoyar con su presencia la acción de los estudiantes y tuvo que identificarse de forma reiterada a requerimiento de la Policía, recibe garantías de fuentes muy próximas al ministro Méndez de Vigo de que no se actuará contra los encerrados y no se multará a quienes les respaldaron desde la calle

Izquierda Unida, a través de su diputado en el Congreso Miguel Ángel Bustamante, denuncia la “sordera y la pasividad del Ministerio de Educación para atender de forma adecuada las justas demandas expresadas por los/as estudiantes”, pertenecientes al Consejo de Estudiantes en representación de distintas universidades. Estos/as mantienen un encierro desde ayer en dependencias del ministerio en Madrid, en la Calle San Bernardo, vinculadas al Consejo Escolar, tras haber acudido el viernes para mantener una reunión con representantes del departamento que dirige Íñigo Méndez de Vigo.

Bustamante se desplazó esta mañana hasta el lugar del encierro #SentadaMinisterio para mostrar el “absoluto respaldo de IU a sus demandas por una Universidad pública, de calidad, laica y antisexista, además de a sus exigencias para que se introduzcan mejoras sustanciales en las tasas y las becas universitarias para el próximo curso”.

El diputado, que no pudo acceder al interior y se concentró alrededor de las 12,00h. en la puerta del edificio de Educación con varias decenas de jóvenes que habían acudido a respaldar la acción de sus compañeros/as, fue identificado de forma reiterada por los efectivos policiales desplazados al lugar, a los que no les valió que les mostrara su acreditación como parlamentario y le exigieron el DNI para tomar nota de todos sus datos. Esta misma acción se repitió con la mayoría de los concentrados, que en ningún momento realizaron acción alguna que alterara el orden o provocara la más mínima irregularidad en la calle. 

Algunas horas después de esta situación, Bustamante recibió una llamada telefónica por parte de representantes muy próximos al ministro Méndez de Vigo, quienes le garantizaron que no se actuará contra los encerrados ni se tramitará ningún tipo de multa frente a las personas que les habían apoyado desde la calle.