Garzón sitúa al “bloque democrático y plural” donde está IU como la mejor respuesta al “bloque reaccionario” del Gobierno del PP para alcanzar una solución dialogada al conflicto catalán

El coordinador federal hace en la reunión de hoy de la Coordinadora Federal una “férrea defensa del modelo de Estado federal y republicano por el que hemos abogado desde siempre” y lo coloca como elemento fundamental en las conversaciones que habrá tras el 1-O

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha situado hoy a ese “bloque democrático, heterogéneo y plural” del que forma parte IU y que plantea sin rodeos el diálogo y la negociación para dar una solución al “conflicto de naturaleza política” en Cataluña, frente al “bloque reaccionario” que conforman el Gobierno de Mariano Rajoy, el PP y Ciudadanos, y sus medidas impuestas que atacan y suponen un “retroceso de las libertades públicas y los derechos civiles”.

Garzón hizo esta exposición durante su intervención política con la que inició la reunión de la Coordinadora Federal de IU (máximo órgano ejecutivo de dirección) que durante todo el día de hoy se reúne en la sede federal de esta formación en Madrid. El objetivo de la reunión es fijar posición, a través de un documento claro y sencillo, de la respuesta de esta fuerza política no sólo al reto que plantea el referéndum catalán del 1-O, sino remarcar su apuesta por un “modelo de Estado federal y republicano” como salida política en las inevitables negociaciones que deben abrirse a partir de esa fecha.

Tachó de “situación gravísima” los acontecimientos acontecidos en Cataluña los últimos días por parte de “quienes han demostrado que son incapaces de comprender que en Cataluña hay un problema político, que requiere respuestas políticas y no meramente judiciales o de orden público”.

Para Garzón, el Gobierno de Mariano Rajoy, con el respaldo de Ciudadanos, ha optado por “polarizar la situación” de manera consciente “lo que lleva a un estado de represión inédito en España” que si no se consigue parar puede derivar en “la liquidación de unos derechos civiles y democráticos que tanto tiempo y esfuerzos costó conseguir”.

El máximo responsable de IU criticó que el PP y sus socios conservadores del partido de Albert Rivera hayan insistido por esta vía “a pesar de que el Congreso, que representa la voluntad de la sociedad española, haya votado esta misma semana en contra de ese tipo de actuaciones. Este hecho es muy relevante a pesar de que hayan querido que pasara desapercibido y hayan hecho oídos sordos”.

En su opinión, “la solución del conflicto en Cataluña nos incumbe a todos, afecta a toda la sociedad democrática, no sólo a la catalana”, porque supone una defensa de los derechos civiles. Llegado a este punto, lanzó la clara advertencia de que si no se responde democráticamente a la desproporcionada respuesta que está dando el Gobierno a este caso “esto que está pasando se puede volver en el futuro contra cualquier otra formación política” de la que se diga que lanza un desafío al Estado. 

Alberto Garzón enumeró de forma nítida los dos puntos en que se basa la respuesta de ese “bloque democrático” donde Izquierda Unida aparece como uno de sus principales impulsores: “en primer lugar, defender una solución política y dialogante para llegar a un referéndum pactado, camino en el que nosotros defenderemos nuestro modelo de Estado republicano y federal. En segundo lugar, denunciar con contundencia la represión y el autoritarismo con la que se emplean el Gobierno de Mariano Rajoy y su bloque reaccionario”.

Esa será la base de actuación de la ‘Asamblea de parlamentarios y alcaldes por la fraternidad, la convivencia y las libertades’ que impulsa IU, junto a Podemos y las confluencias del grupo parlamentario confederal, que mañana domingo tendrá lugar en Zaragoza, con la participación también de un amplio abanico de otras formaciones de la oposición.

Garzón introdujo durante su intervención ante la Coordinadora Federal una serie de elementos históricos para ilustrar cómo desde el siglo XIX en nuestro país se han ido reproduciendo “ataques reaccionarios para reprimir las tendencias republicanas, socialistas y plurinacionales”. Encajó ahí también lo que está pasando ahora en Cataluña y, frente a ello, antepuso “nuestra defensa férrea de ese modelo de Estado federal y republicano por el que hemos abogado desde siempre en IU”, y que recordó que hace muchísimo tiempo también se defendía ya en buena parte del Estado”.

“Nuestra misión moral y política -dijo- es recuperar ese modelo, que va asociado a la defensa de los derechos sociales que reivindican las clases populares, como pueden ser la lucha contra el desempleo, los desahucios o la precariedad. Todo ello lo hacemos de cara a un horizonte constituyente, en el que consigamos una Constitución republicana y federal. Somos herederos de ello y lo vamos a seguir defendiendo en positivo”.

Alberto Garzón encajó en ese planteamiento el documento titulado ‘La situación catalana’ que la dirección de IU que encabeza ha presentado a la reunión de hoy de la Coordinadora Federal y que, junto con otro texto alternativo, es objeto de debate en la misma.

Valoró que tras el 1-O “habrá sólo un camino de diálogo y de negociación” y en el mismo se verá la importancia “de nuestra propuesta republicana y federal”.