IU tacha de “malo sin paliativos para las clases populares alemanas y del resto de Europa” el resultado de las elecciones en Alemania, más por el “terrible” avance de la extrema derecha

La responsable federal de Política Internacional de Izquierda Unida, Marina Albiol, considera que “la derecha conservadora, con Merkel a la cabeza, lo va a tener difícil para formar gobierno, pero todo augura un continuismo en las políticas económicas alemanas”

La responsable federal de Política Internacional de Izquierda Unida, Marina Albiol, ha calificado de “malo sin paliativos para las clases populares alemanas, pero también para las del resto de Europa” el resultado de las elecciones celebradas en Alemania el pasado domingo. Para Albiol, hay que tener muy en cuenta en este análisis el "nefasto papel jugado por la señora Merkel en los últimos años como principal valedora de unas políticas de recortes que han hecho que aumente la desigualdad en todos los países europeos”.

La también portavoz de IU en el Parlamento Europeo valora que “la derecha conservadora, con Merkel a la cabeza, lo va a tener difícil para formar gobierno, pero todo augura un continuismo en las políticas económicas alemanas”.

“Lo más terrible, sin duda -destaca-, es el resultado de Alternativa por Alemania, la extrema derecha que vuelve al Parlamento alemán, marcando un retroceso histórico en la política de ese país”.

La dirigente federal de IU apunta que esto “es un síntoma de la enfermedad profunda que padecen la sociedad alemana y europea. Demuestra que lo que está en crisis es el sistema, por tanto, desde la izquierda debemos de ser capaces de evidenciar esta cuestión y de ofrecer una alternativa para que la gente común no se sienta atraída por una extrema derecha que no duda en estimular los instintos más reaccionarios del género humano, la xenofobia, el miedo a lo desconocido o de apelar al pasado imperial.

En relación a la formación Die Linke (La Izquierda), con cuyos representantes IU comparte grupo en el Parlamento europeo y también en el Partido de la Izquierda Europea (PIE), Albiol constata que “a pesar de no haber conseguido el resultado deseado han ganado apoyo en estas elecciones”.

Apunta también que “ahora se enfrentan a un reto enorme, porque de ellos y de ellas depende no sólo defender los intereses del pueblo alemán, sino también del resto de pueblos de la Unión Europea. Es un reto que, sin duda, comparten con el resto de la izquierda europea”.