Garzón apunta que “Puigdemont ayer y Rajoy hoy, ganan tiempo” y dice que al “no estar en marcha una intervención de la Generalitat en aplicación del 155” hay “espacio para la esperanza y el diálogo”

El coordinador federal de IU valora tras conocer la decisión tomada por el Consejo de Ministros y antes de la comparecencia del presidente del Gobierno de esta tarde que “igual que Puigdemont declaró la independencia sin valor jurídico para luego suspenderla, cayendo en esta situación tan extraña, parece que Rajoy ha hecho un requerimiento de aclaración que tampoco entraría en las formalidades jurídicas que están a disposición del 155”

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha valorado a última hora de esta mañana, tras conocer la decisión tomada por el Consejo de Ministros extraordinario y explicada por Mariano Rajoy en una declaración sin preguntas, que “creemos que lo que hizo Puigdemont ayer y lo que ha hecho Rajoy hoy es ganar tiempo”.

“Según ‘interpretamos’, y subrayo lo de ‘interpretamos’ -aclaró-, no ha habido aplicación del artículo 155 de la Constitución. Interpretamos que lo que se ha pedido es una señal de aclaración a Puigdemont y las aclaraciones en momentos tan tensos como estos nunca pueden ser malas. Es buena idea que Puigdemont aclare cuál es su posición y entendemos que hay espacio para la esperanza y el diálogo”.

En declaraciones realizadas a los medios en el Congreso, hechas tres horas antes de que el presidente del Gobierno compareciera en la Cámara Baja, el máximo responsable de IU indicó que “lo primero que tenemos que decir es que vivimos una situación muy extraña en la que estamos viendo una ‘negociación informal’ en la que brilla todo menos la claridad. No están siendo claros ni Puigdemont ni Rajoy, aunque tenemos la sensación de que en este momento estamos mejor que hace 24 horas”.

“Esto no quiere decir que estemos contentos ni felices”, aclaró, porque “no ha habido una llamada al diálogo por parte de Rajoy y eso nos preocupa”, pero, al menos, se ha conseguido frenar a “esos muchos sectores sociales que en nuestro país están interesados en que haya 155, por un lado, y declaración unilateral de independencia (DUI), por otro. Creemos que eso sería un desastre para el país y es el momento de abrirse al diálogo y la esperanza”.

Alberto Garzón insistió en que “interpretamos que en este momento no está en marcha una intervención de la Generalitat en aplicación del 155, es decir, con todas sus formalidades. Igual que Puigdemont declaró la independencia sin valor jurídico para luego suspender algo que no tenía valor jurídico, cayendo en esta situación tan extraña, parece que Rajoy ha hecho un requerimiento de aclaración que tampoco entraría en las formalidades jurídicas que están a disposición del 155”.

Incidió en la postura que IU defiende desde hace semanas para avanzar en este asunto y comentó que “nuestro ámbito no es el jurídico, es el político, y este último exige que Rajoy y Puigdemont, como representantes de dos instituciones ahora en conflicto, puedan sentarse a hablar y dialogar”.

A juicio de Garzón, Rajoy “tiene el deber de explicar su hoja de ruta. El 155, que es interpretable, en ninguna parte dicta que sus pasos tengan que ser consecutivos” y puso un ejemplo para ilustrarlo: “podría hacerse un requerimiento formal desde el Gobierno a la Generalitat, y que eso fuera algo que aparece dentro del 155, pero no necesariamente implicaría la intervención efectiva. Creo que en este momento es importante mantener la cautela y no caer en el error de mirarlo sólo por la parte jurídica y sí por la política”.

El máximo responsable de IU, igual que hizo anoche tras las palabras de Puigdemont, reconoció que “tenemos una mejor sensación”, así como su “moderado optimismo”.

Hizo un nítido exhorto a “rebajar las tensiones y las solicitudes de los pirómanos que siguen pidiendo intervenciones peligrosas para el conjunto de la sociedad, como serían tanto la declaración de independencia, por un lado, como la intervención de la Generalitat, por otro”.

Alberto Garzón fue especialmente duro con el partido de Albert Rivera al señalar que “escuchando a Ciudadanos, la verdad es que quedo aterrorizado. Esa etiqueta de liberal se ha quedado antigua y creo que forman la parte más reaccionaria de ese bloque que conforman con el PP. Lo que están pidiendo (aplicar el 155 con todas sus consecuencias) es un sinsentido”, porque “el problema catalán no es algo de unos cuantos dirigentes políticos, sino con un conjunto muy elevado de la sociedad catalana. Ciudadanos va a adelantar por la derecha al PP”.

Aplicó a sus explicaciones el mismo sentido común que demanda a todas las fuerzas políticas y apuntó que mientras “ayer había decepción en sectores independentistas por la no proclamación de la independencia con valor jurídico y efectivo, hoy la hay en sectores que son intervencionistas y que quisieran intervenir en la Generalitat porque no lo ven con toda la claridad”.

“Si estos sectores triunfaran en algún momento, y uno de ellos es Ciudadanos, sin duda llevarían al país a un desastre. Ahora lo que hay que tener es responsabilidad de Estado y sentido común”, sentenció.