Garzón defiende ante la APS de IU “abrir el proceso para elaborar una Constitución Federal” como “fórmula rupturista, democrática y participativa” para responder al problema territorial y social

El coordinador federal señala en su intervención ante el máximo espacio de dirección y debate de Izquierda Unida que las elecciones en Cataluña convocadas por Rajoy para el 21 de diciembre “no van a resolver el problema de fondo, no son la solución, y sólo se resolverá sólo cuando haya diálogo, negociación y propuestas que articulen una respuesta social y territorial a lo que está sucediendo” 

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha defendido ante la Asamblea Político Social (APS) -máximo espacio de debate y dirección de esta formación- reunida hoy en Madrid la necesidad de “abrir un proceso constituyente para elaborar una Constitución Federal” como “la mejor fórmula rupturista, democrática y participativa” de hacer frente a los graves problemas, como la crisis política e institucional en Cataluña o la “desaparición de la agenda política de la cuestión social como consecuencia de la lucha de banderas”.

Garzón defendió ante los/as miembros de la APS la resolución elaborada por la dirección, encabezada con el título de una nueva Constitución federal’, consensuada previamente con la dirección de Esquerra i Alternativa (EUiA) “nuestra fuerza hermana en Cataluña”, recalcó, y que durante la jornada de hoy será objeto de debate y votación en la reunión.

Como no podía ser menos, dado que el texto fue enviado a los/as miembros de la Asamblea Político Social el pasado jueves y no recogía algunas de las últimas decisiones importantes sobre Cataluña tomadas ayer, el máximo responsable de IU dedicó una mención especial a las elecciones convocadas en este territorio por Mariano Rajoy a última hora de la tarde, en aplicación del desarrollo del artículo 155 de la Constitución aprobado previamente en el Senado. “Estas elecciones -dijo- no van a resolver el problema de fondo en Cataluña, no son la solución, y este problema se resolverá sólo cuando haya diálogo, negociación y propuestas de fondo que articulen una respuesta social y territorial a lo que está sucediendo”.

A su juicio, los comicios autonómicos del 21 de diciembre “serán útiles si no hay un clima de represión y todos los sujetos políticos puedan presentarse con normalidad” ya que en otras circunstancias “harían muy difícil que sirvieran incluso para ganar tiempo”, es decir, “deben hacerse y producirse en un escenario carente de represión y sin perjuicios políticos para que todos los partidos puedan presentarse y pueda normalizarse ese escenario”.

Alberto Garzón destacó que la reunión de esta APS tenía lugar “en unas condiciones extraordinarias de país”, de ahí el deseo de la dirección de Izquierda Unida de lanzar “una propuesta integral, que dé una respuesta social y territorial” contemplando en todo momento a Cataluña dentro del Estado federal que se propone.

“Hay que plantear soluciones en positivo” frente al “ejercicio de hipocresía del bloque reaccionario y monárquico que conforman PP, PSOE y C’s”, apuntó. Y es ahí donde encaja el “abrir ese proceso constituyente para conseguir una Constitución Federal que sirva también como fórmula para garantizar derechos sociales como el de la vivienda o el trabajo”.

En su análisis concreto sobre todas las decisiones tomadas ayer sobre Cataluña por uno y otro lado, Garzón tachó de “medida desproporcionada” la aplicación del artículo 155 de la Constitución, entre otras razones, porque “es una extralimitación de las funciones del Gobierno”, mucho más al “suponer una intervención de la Generalitat 40 años después del franquismo”.

“Esta aplicación del 155 -detalló- refleja el agotamiento del sistema político actual, el agotamiento del régimen del 78. Se abre necesariamente una nueva etapa en la que Izquierda Unida tendrá su voz propia”.

Dejó claro por enésima vez que “IU no comparte en absoluto la hoja de ruta del independentismo” y que la declaración de independencia ejecutada ayer por el Parlament “es ilegítima y ahonda en los problemas” que sufre Cataluña al “hacerse al margen de la mitad del país”.

“Ese no es el camino. En Izquierda Unida no defendemos la independencia, sino un modelo de Estado republicano y federal” mientras que, por el otro lado también, PP, PSOE y C`s han optado por “una salida reformista a la crisis de régimen que sufren. Lo hacen desde arriba, sin participación de la sociedad y esa sería una salida en falso”, zanjó, enfrentando a esta postura el planteamiento “rupturista, democrático y participativo• que defiende IU en el proceso que quiere abrir.

Alberto Garzón no olvidó tampoco el papel desempeñado en todo este proceso por Felipe de Borbón y señaló que “el jefe del Estado ha actuado para sostener a ese bloque reaccionario y monárquico” e impulsar su labor frente a una realidad y un problema político en Cataluña que “no se puede seguir negando por más tiempo”.