IU advierte de que el aumento del PIB en el tercer trimestre se sigue basando en “factores externos, pero no eternos, que no esconden la fragilidad del crecimiento económico”

El responsable federal de Políticas Económicas, Carlos Sánchez Mato, reclama al equipo económico del Gobierno de Rajoy “que no lance las campanas al vuelo y modere su optimismo”, ya que “el Producto Interior Bruto es un indicador limitado que no refleja el bienestar de la población ni el reparto de la renta y la riqueza”

El responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, advierte de que el crecimiento de la economía española sigue produciéndose “debido y gracias a factores externos, entre ellos la contención del precio del petróleo, una política monetaria ultra expansiva, la depreciación del euro o el notable incremento estival del turismo, reconocido todo ello hasta por el Banco de España, aunque estos factores son externos, pero no eternos, que no esconden la fragilidad del crecimiento”.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) informó hoy de que la economía española creció un 0,8% en el tercer trimestre de este año, una décima menos que en el trimestre anterior, según el avance de datos de la Contabilidad Nacional Trimestral, mientras que la tasa interanual del PIB se mantuvo en el 3,1%. 

Sánchez Mato reclama también al equipo económico del Gobierno de Mariano Rajoy “que no lance las campanas al vuelo y modere su optimismo. El Producto Interior Bruto es un indicador limitado que no refleja el bienestar de la población ni el reparto de la renta y la riqueza, factores estos que están lejos de ir en el mismo sentido que el PIB pese al tan cacareado fin definitivo de la crisis por parte de la derecha política y económica”.

El dirigente federal de Izquierda Unida apunta que con los datos conocidos hoy se ve “que el PIB vuelve a niveles pre crisis, lo que no  estaría mal si no fuera por los 1,7 millones de empleados/as menos que entonces y, por lo tanto, mucha menos masa salarial”.

“Es decir -explica- el ‘tamaño de la tarta’ vuelve a ser el mismo pero ahora hay una porción más pequeña para la clase trabajadora. Esto se traduce en una mayor importancia de los beneficios que se reparten los de siempre y un incremento en el nivel de explotación, como revelan los datos del mercado laboral, que sitúan al Estado español en el segundo lugar en tasas de temporalidad y con un salario para los nuevos contratos que retrocede hasta niveles de 1993”.

El responsable económico federal de IU no olvida el hecho de que este tipo de crecimiento económico se siga produciendo “a pesar de la austeridad fiscal impuesta que, tal y como ha reconocido la propia Comisión Europea, es siempre un elemento que deprime la actividad económica. Sin esta austeridad la economía podría crecer mucho más”.

Carlos Sánchez Mato mantiene su defensa de que la economía “necesita basar su crecimiento en un modelo productivo mucho más diversificado y de mayor valor añadido, no tanto en el turismo de sol y playa. Para ello, abandonar la austeridad fiscal se vuelve una condición necesaria e ineludible”.