IU reclama todos los datos sobre la “relación de investigaciones abiertas por Policía y Guardia Civil tras ataques de ultraderecha” a sedes de esta formación y del PCE

Alberto Garzón prosigue con esta iniciativa la actuación para trasladar a nivel parlamentario el aumento detectado de la “actividad fascista” después de que en pocos días hayan sido asaltados los locales de Izquierda Unida de Alcalá de Henares y Aranjuez

Izquierda Unida, a través de su coordinador federal y portavoz en el Congreso, Alberto Garzón, ha registrado una iniciativa parlamentaria dirigida a la Administración General del Estado en la que reclama, por un lado, la “relación, desglosada por comunidades autónomas, de las investigaciones abiertas en los últimos cuatro años por el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y la Guardia Civil tras ataques, asaltos o intimidaciones cometidos por grupos de ultraderecha contra sedes, locales o instalaciones en los que realicen su actividad Izquierda Unida (IU) o el Partido Comunista de España (PCE)”.

Garzón, acogiéndose al Reglamento del Congreso y “para el mejor cumplimiento de sus funciones parlamentarias” completa esta solicitud de datos pidiendo también la “relación, desglosada por comunidades autónomas, de las causas judiciales abiertas, archivadas o en curso en los últimos cuatro años tras ataques, asaltos o intimidaciones cometidos por grupos de ultraderecha contra sedes, locales o instalaciones” de IU o el PCE.

Izquierda Unida prosigue así su actuación parlamentaria en relación a este grave asunto tras la iniciativa registrada también por Garzón la pasada semana, donde planteaba diversas preguntas escritas al Gobierno del PP tras el nuevo ataque perpetrado horas antes contra la sede de esta formación, que también lo es del PCE y de la UJCE, en la localidad madrileña de Alcalá de Henares por parte de un grupo de neonazis.

Entre otros temas, las cuestiones concretas planteadas iban destinadas a saber “¿qué datos tiene el Gobierno sobre el ataque fascista al Centro Social 13Rosas de Alcalá de Henares?” y “¿qué intervenciones ha llevado a cabo la Delegación del Gobierno en la Comunidad de Madrid sobre dicho ataque?”

Garzón inquiría también del Ejecutivo del PP que detalle “¿qué actuaciones está llevando a cabo ante el aumento de la actividad fascista?”

El máximo responsable de IU explicaba entonces que “un grupo de entre 6 y 10 nazis, en actitud violenta y amenazante, trató de entrar al local mientras en su interior se desarrollaba una reunión de jóvenes, casi todos menores de edad. Tras golpear la puerta y tratar de abrirla por la fuerza, comenzaron a arrancar toda la cartelería informativa del exterior del escaparate, mientras gritaban soflamas fascistas y amenazaban a las personas allí reunidas”.

Al día siguiente de que Garzón registrara estas preguntas en el Congreso e Izquierda Unida denunciara el ataque en Alcalá de Henares, el 31 de octubre, era el local de esta formación compartido con el PCE en la localidad madrileña de Aranjuez el que sufría una acción violenta.

Los asaltantes allanaron la sede ribereña, rompieron varias ventanas y robaron en su interior. Ambas formaciones han denunciado la “escalada fascista” en este municipio a la vista de las pintadas realizadas en la fachada en las que, además de las siglas de Falange Española de las Jons y de las letras AE ligadas -símbolo del lema franquista de ‘Arriba España’-, podía leerse el insulto de ‘Putos comunistas’.