IU ve “muy grave” el procesamiento del PP por destruir los ordenadores de Bárcenas y señala que este caso “ilustra cómo practican sus dirigentes ese respeto a la justicia del que alardean”

El equipo de abogados que representa a Izquierda Unida como acusación popular en este caso se muestra “satisfecho” por la resolución de la Audiencia Provincial de Madrid y valora que la misma “viene a confirmar todos los actos que desde esta acusación se han venido impulsando desde la interposición de la querella, en octubre de 2013”

Izquierda Unida considera “muy grave para el PP” la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid hecha pública hoy de desestimar los recursos de este partido y confirmar su procesamiento como formación política, el de su tesorera Carmen Navarro y el de varios asesores por la destrucción de los discos duros de los ordenadores que usaba el que fuera tesorero de Mariano Rajoy, Luis Bárcenas, en la sede nacional de los ‘populares’ de la madrileña calle Génova.

Para IU, que ejerce la acusación popular en este caso, los “indicios de criminalidad evidenciados en este intento de ocultar elementos probatorios en uno de los múltiples casos de corrupción que les afectan ilustran perfectamente cómo practica la dirección del PP ese respeto a la justicia del que tanto alardean los máximos dirigentes de Rajoy”.

“Obstaculizar las investigaciones y el normal funcionamiento de la justicia -valora IU- casa poco y mal con el uso hipócrita de esa letanía del ‘respetamos, pero no compartimos algunas decisiones judiciales’ al que con tanta asiduidad recurre la cúpula del PP y, muy especialmente, su coordinador general, Fernando Martínez-Maillo”.

Izquierda Unida manifiesta su “estupor” ante las descalificaciones lanzadas hoy por la dirección del Partido Popular contra la acusación popular que ejerce esta formación, “más aun cuando descalificar el trabajo de esta acusación es poner en duda las diferentes resoluciones judiciales que avalan, de forma unánime, el impulso procesal u jurídico hecho a esta causa desde la acusación de IU”.

“Entendemos -añade- que el Partido Popular, en vez de inquietarse por el buen hacer de la acusación popular, debería preocuparse seriamente ante los diferentes procesos judiciales en los que está inmerso, asumir su responsabilidad y comenzar a poner los medios precisos para que ni sus dirigentes, ni el partido como tal, vuelvan a estar inmersos en este tipo de procedimientos penales”.

Izquierda Unida apunta que “al Partido Popular le cabe el ‘honor’ de ser la primera formación política que se tendrá que sentar en el banquillo como persona jurídica, algo por lo que su dirección debería dar explicaciones a sus afiliados y votantes en lugar de buscar supuestos culpables y enemigos fuera, como tanto les gusta hacer para tapar sus verdaderas responsabilidades”.

Por su parte, el equipo de abogados que representa a IU como acusación popular en esta causa se muestra “satisfecho” por la resolución de la Sección 4ª de la Audiencia Provincial de Madrid y valoran que la misma “confirma todos los actos que desde esta acusación se han impulsado desde la interposición de la querella, en octubre de 2013, por lo que en esta fase del proceso, y a falta del juicio oral, las acusaciones de delitos de encubrimiento/obstrucción a la justicia y de daños informáticos quedan acreditadas, no sólo indiciariamente”.

Destacan las “numerosas vicisitudes que este proceso ha sufrido desde la interposición de nuestra querella. Hubo un primer auto de inadmisión carente de toda fundamentación dictado por un juzgado de instrucción, luego vino la sorprendente y nunca aclarada desaparición del expediente judicial durante más de seis meses y las diversas argucias procesales utilizadas por el PP para paralizar el procedimiento”.

“El Partido Popular -recuerdan los letrados- llegó incluso a plantear diversas recusaciones contra la jueza instructora, recusaciones que carecían de toda viabilidad racional y que rezumaban un absoluto desprecio por su parte hacía la labor de la responsable de la instrucción”.