El Gobierno detalla ahora por escrito a IU que está dispuesto a adoptar las “acciones necesarias para salvaguardar los intereses del sector español de la aceituna de mesa”

El Ejecutivo del PP respondió así ayer al diputado andaluz de Izquierda Unida Miguel Ángel Bustamante, que llevaba más de dos meses esperando una contestación a su iniciativa parlamentaria, y lo hizo el mismo día en que se conocía que Donald Trump adoptaba nuevas medidas proteccionistas para frenar el éxito de este sector e imponía un arancel de entre el 4,5 y el 7%

El Gobierno del PP detalla ahora a Izquierda Unida que está dispuesto a adoptar las “acciones necesarias para salvaguardar los intereses del sector español de la aceituna de mesa”. Esta respuesta por escrito del Ejecutivo central le llegó ‘casualmente’ en la tarde de ayer al diputado andaluz de IU Miguel Ángel Bustamante el mismo día en que se conocía que el presidente de EE.UU, Donald Trump, adoptaba nuevas medidas proteccionistas para frenar el éxito de la aceituna española en su país y su Departamento de Comercio imponía un arancel de entre el 4,5 y el 7% a este producto.

La respuesta parlamentaria de Moncloa llega algo más de dos meses después de que Bustamante registrara su iniciativa. En ella reclamaba expresamente explicaciones al Ejecutivo del PP, mucho antes de que se concretaran las graves sanciones norteamericanas, “¿qué medidas piensa tomar el Gobierno para apoyar a las empresas españolas productoras de aceituna de mesa ante la investigación de EE.UU por supuesta competencia desleal?”, además de interrogar sobre “¿cuál sería la respuesta del Gobierno si finalmente EE.UU impone algún tipo de arancel a la producción de aceituna de mesa española?” A pesar de ello, Moncloa no facilita ninguna iniciativa concreta.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy, además de buenas intenciones, se limita a señalar que “en el caso en que las autoridades estadounidenses decidan una hipotética imposición de medidas antisubvención y/o antidumping definitivas, el Gobierno, junto con la Comisión Europea, puesto que la mayor parte de las ayudas identificadas por las autoridades estadounidenses se engloban en la PAC, valorarán la adopción de las acciones necesarias para salvaguardar los intereses del sector español de la aceituna de mesa”.

Miguél Ángel Bustamante incluyó también en su pregunta parlamentaria del mes de septiembre la solicitud de explicaciones sobre “¿qué actuaciones va a coordinar el Gobierno con la Junta de Andalucía y las autoridades comunitarias para defender” a este sector.

La respuesta del Ejecutivo constata que este procedimiento antisubvención abierto por EE.UU “podría tener una gran repercusión para la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea, ya que la mayor parte de los sistemas señalados por los denunciantes estadounidenses son esquemas comunitarios englobados en los pilares I y II de la PAC”.

“Cabe señalar -se añade- que el Gobierno seguirá mostrando la máxima implicación y continuará trabajando en relación con la Junta de Andalucía, la Comisión Europea y el propio sector de la aceituna de mesa para dar una respuesta ágil y adecuada a nuevas demandas de información en fases subsiguientes, hasta el final del procedimiento”.

El diputado de Izquierda Unida por Sevilla, dada la gran importancia que esta formación otorga a este grave problema, señaló ya al Ejecutivo central que “las subvenciones que otorgan las autoridades europeas se realizan dentro de los acuerdos de la PAC y son compatibles con los criterios de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que nunca ha puesto obstáculo a la PAC”.

“Igualmente –advertía-, la formulación de la demanda se efectúa mediante la errónea consideración de que cualquier tipo de ayuda es una subvención encubierta. Pone en duda toda la política de subvenciones de la UE, incluyendo las ayudas agroalimentarias, las ayudas a cooperativas, a ganaderos y agricultores e, incluso, la de los seguros agrarios, lo cual evidencia lo ilegítimo de la reclamación y el intento de mezclar conceptos claramente diferenciados sólo con la única idea de generar un debate que pueda tener el apoyo de las políticas proteccionistas de la administración Trump”.

La aceituna española ha conquistado en los últimos 20 años hasta cerca de un 33% del mercado estadounidense y sigue en crecimiento. Donald Trump actúa sólo contra las exportaciones españolas porque las de todos los demás países juntos apenas suman el 17% del mercado total de la aceituna negra en EE.UU.