Comunicado de IU sobre la ronda ministerial de la OMC en Buenos Aires

Izquierda Unida denuncia el autoritarismo de Macri al revocar las credenciales de algunas ONG para asistir a la ronda ministerial de la OMC en Buenos Aires

El presidente argentino Mauricio Macri, que ejerce como anfitrión en la próxima ronda ministerial de la Organizacion Mundial de Comercio (OMC) a celebrar en Buenos Aires entre el 10 y el 14 de diciembre, ha decidido revocar las acreditaciones que algunas ONG habían obtenido para asistir a esta reunión considerada trascendental para asentar las bases del comercio global neoliberal, especialmente el comercio digital y los servicios. Macri, uno de los entusiastas defensores del tratado entre Mercosur y la UE, no ha dudado en asegurar que esta revocación se debía a que estas organizaciones no tenían "voluntad contributiva sino mas bien disruptiva respecto de su participación", dicho en otras palabras el presidente se arroga el derecho a decidir quien puede participar según su posicionamiento hacia la OMC y sus políticas.

Los activistas afectados, miembros de organizaciones como Amigos de la Tierra, Global Justice Now o TNI, han mostrado su rechazo a esta decisión, considerándola un ataque a la pluralidad y a la democracia.

Más allá de la torpeza de Macri, que ha generado malestar en la propia OMC, embarcada recientemente en una operación de mejora de imagen, lo que muestra este hecho, además del carácter autoritario del presidente argentino, es el miedo a que tienen los partidarios de la agenda neoliberal del comercio a debatir planteamientos económicos que van mucho mas allá del comercio para adentrarse en el control de las políticas sociales, ambientales y culturales.

Desde el fracaso de Seattle 99, la OMC está empeñada en recuperar protagonismo volviendo a intentar montar lo que entonces fracasó: unas normas básicas aceptadas por todos los países miembros que rijan el comercio global y sobre las que se basarían los tratados de comercio e inversion, mal llamados de libre comercio. Unas normas básicas indudablemente pensadas para facilitar los flujos comerciales de las grandes corporaciones.

En Seattle, la OMC fracasó en parte por la oposición de algunos países del sur recelosos del poder de los del norte, pero también por la enorme presión que ejercieron activistas venidos de todas las partes del mundo, inaugurando entonces lo que luego se llamaría el altermundismo. Y Macri, que va a asumir la presidencia del G20 el día del inicio de la ronda, como buen alumno aventajado del neoliberalismo, no quiere que le agüen la fiesta activistas opositores y por ello revoca sus credenciales. La pregunta que nos hacemos es que hará con la oposición interna, bien organizada, y muy contraria a los TLC. Ya conocemos su respuesta a las protestas de los mapuches…

Ante esta situación, desde Izquierda Unida manifestamos nuestro más absoluto rechazo a este nuevo desprecio a la libertad de expresión por parte de dirigentes más preocupados por asegurar los beneficios de las grandes corporaciones que los intereses de su propio pueblo y expresamos nuestro apoyo a los activistas de unas organizaciones indudablemente criticas con el régimen multilateral de comercio pero absolutamente necesarias para arrojar algo de luz a un encuentro oscuro.