Comunicado de IU sobre el anuncio del traslado de la embajada de EEUU en Israel a Jerusalén

Izquierda Unida rechaza el ataque al pueblo palestino que supone el reconocimiento de Jerusalén como capital del Estado sionista

Condenamos el ataque a la paz y agresión al pueblo palestino que supone el traslado de la embajada estadounidense ante el Estado de Israel de Tel Aviv a Jerusalén, lo que supone un reconocimiento de esta ciudad como capital del Estado sionista. Esta provocación del Gobierno de Donald Trump tendrá consecuencias en todo Oriente Medio, y desde Izquierda Unida rechazamos que se pretenda cuestionar el estatus de Jerusalén como capital de Palestina, tal y como ha reconocen hoy todas las instituciones internacionales.

Tras la ocupación de Jerusalén durante la Guerra de los Seis Días en 1967, la ciudad fue anexionada por el Estado de Israel en 1980, pero ningún Estado había reconocido este movimiento, ilegal de acuerdo a la legislación internacional, hasta ahora. Por ello, reafirmamos las palabras de la Resolución 478 del Consejo de Seguridad de la ONU, que condena enérgicamente esta ocupación y declara que es uno de los mayores obstáculos para una paz justa y duradera.

Desde la ocupación las violaciones de derechos humanos a la población jerosolimitana por parte de las fuerzas de ocupación israelíes son constantes. Se ha expulsado de la ciudad a más de 15.000 palestinos y palestinas, utilizando la expulsión administrativa y las demoliciones de casas, a la vez que las autoridades israelíes continúan transfiriendo población en un intento de colonizar el conjunto de la ciudad. La población vive bajo constante amenaza del ejército ocupante, que realiza detenciones arbitrarias de forma sistemática y niega cualquier tipo de derecho. 

Por ello, desde Izquierda Unida reafirmamos nuestro compromiso con el reconocimiento de un Estado palestino con capital en Jerusalén. Nos sumamos a las movilizaciones de la izquierda palestina contra esta agresión y reafirmamos la importancia de la capitalidad de Jerusalén como un elemento central para lograr una paz justa en Palestina.