ALEAS-IU exige recuperar la memoria histórica de las personas LGTBI represaliadas por la dictadura franquista y reactivar las indemnizaciones económicas para este colectivo

Con motivo del 26 de diciembre, fecha en la que se conmemora el 39° aniversario de la despenalización de la homosexualidad en el Estado español, el Área de Libertad de Expresión Afectivo – Sexual (ALEAS) de Izquierda Unida quiere reivindicar la memoria histórica de las personas LGTBI (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales) que lucharon contra la dictadura franquista y fueron represaliadas por su orientación sexual y/o identidad de género.

Desde que la homosexualidad quedara criminalizada por la Ley de Vagos y Maleantes en 1954, y posteriormente por la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social (1970), fueron encarceladas miles de personas en aplicación de estas normas franquistas. En 1979 se eliminaron varios artículos de dicha ley, entre ellos los referidos a la homosexualidad, consiguiéndose así la despenalización de las relaciones entre personas del mismo sexo. La primera manifestación del Orgullo LGTBI (Barcelona, 1977), aunque reprimida por las fuerzas policiales del régimen, impulsó esta histórica conquista.

Con la aprobación de la Ley de Memoria Histórica en 2007 se abrió la posibilidad de que las personas homosexuales represaliadas por la dictadura franquista por su orientación sexual fueran indemnizadas económicamente. En 2009 el Estado concedió la primera indemnización (de un importe exiguo) a un preso del franquismo encarcelado por ser gay. Sin embargo, los limitados plazos, los complejos trámites administrativos, la documentación exigida y los recortes presupuestarios han hecho que el derecho a la reparación para las personas represaliadas por la dictadura franquista por su orientación sexual y/o identidad de género continúe siendo hoy una asignatura pendiente para el Gobierno español.

Con motivo del 26 de diciembre, la portavoz de ALEAS-IU y senadora de En Marea, Vanesa Angustia, ha registrado una pregunta al gobierno para conocer el estado de las indemnizaciones económicas para las personas LGTBI represaliadas por la dictadura e instar al ejecutivo a que impulse las reparaciones económicas y simbólicas necesarias para dignificar a este colectivo.

Según Vanesa Angustia, “el Estado español mantiene todavía una gran deuda histórica con las personas LGTBI que lucharon contra la dictadura franquista y por el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos”. “Hace falta verdad, justicia y reparación para las personas LGTBI represaliadas, incluyendo su realidad y perspectiva en las leyes autonómicas de memoria histórica que se están aprobando y en una futura Ley de Víctimas que garantice, a nivel estatal, las indemnizaciones a todas las personas perseguidas por la dictadura y a sus familias”, afirma.